Miguel Delibes: «Los santos inocentes»; análisis y propuesta didáctica

Anuncios

Miguel Delibes – “Los santos inocentes” (1981)

1. ANÁLISIS
1) Resumen
Libro primero. Azarías
Azarías, hombre adulto, ya algo mayor, vive en la Jara, donde el Señorito, que lo tolera con indiferencia. Es hermano de Régula. Viste pobremente; es retrasado; está desaseado; se lava sus manos con su propio orín, cuenta tapones de neumáticos de los coches. No tiene dientes, babea ligeramente, ruta (murmurar, rezongar, susurrar) casi siempre. Sus tareas son variadas: lava los coches, cuida de los perros, limpia el gallinero, riega las plantas ayuda con las piezas de caza, despluma las pitorras (becadas), etc. Tiene una “milana bonita”, un búho, el Gran Duque, en verdad, al que quiere y cuida con esmero. El ave es hostil con todos, menos con él. “Corre el cárabo”, por la jara, de noche. Tras el ave, emite un uhu; el ave le contesta; eso lo hace feliz. Busca comida para su búho; lo suelta para que éste también cace a su gusto. El búho cae enfermo y muere. Azarías sufre mucho por ello. Lo entierra bajo un alcornoque, con la Niña Chica; es la hija disminuida de Régula y Paco el Bajo. Emite unos berridos que “hielan la sangre”.
Libro segundo. Paco el Bajo
Vive en una casa aislada en la Raya de los de Abendújar. Lo manda allí Crespo, el guarda mayor. A Paco le da igual, pero no por sus hijos, que pierden la escuela. Charito, la Niña Chica, no habla, ni crece. Rogelio y la Nieves son otros hijos, de cabeza despejada. En el cortijo, la Señora Marquesa lleva unos veranos a unos señoritos, el señorito Lucas entre ellos, para que los empleados aprendan a leer y escribir. Pastores, porqueros, apaleadores, gañanes, guardas y muleros son los habitantes de ese lugar apartado y rural. A Paco el Bajo se le atraviesan los problemas de la g, j, c y qu; lo enoja. Vuelve al cortijo por orden de don Pedro, el Périto, tras cinco años en la Raya. Nieves ha de servir en las tareas del hogar de la casa de don Pedro porque su mujer, doña Purita, no hace nada. Las ilusiones de Paco y Régula se vienen abajo. Facundo, el Porquero, le advierte que doña Purita tiene muy mal genio. Carlos Alberto, el hijo mayor del señorito Iván, hace la primera comunión en el cortijo. Nieves también la quiere hacer, pues tiene catorce años, y lo desea. Todos se ríen de ella. Purita, la esposa de don Pedro, coquetea con Purita. Don Pedro tiene celos y se enfuria, pero luego llora, ante el desdén de su mujer.
Libro tercero. La milana
El Señorito expulsa a Azarías y se va a vivir con su hermana y su familia. Paco, el Bajo, trata de que lo recoja otra vez el Señorito, pero este no cede. Tiene 61 años Azarías. Es laborioso, pero no razona. Recoge dos calderos de estiércol de las ovejas y, fresco, lo echa a los arriates, hasta que Régula le manda parar. Le pasa piojos a la Niña Chica. Rogelio, su sobrino, que anda con el tractor, lo quiere bien y lo entretiene. Quirce, huraño, el otro sobrino, apenas lo tolera. Rogelio le regala una cría de grajilla. La alimenta con fervor. Un día, ya emplumada, echa a  volar, pero vuelve al hombro de Azarías. Defeca en la corrala, en cualquier lado. Paco ha de limpiar cada mañana, antes de empezar la labor. Hacen un trato; lo lleva en la yegua al monte para que corra al cárabo a cambio de que eyecte en el el campo. Y cumple. El pueblo más próximo es Cordovilla, donde hacen las compras. Azarías ve a su hermano Ireneo en visiones, aunque muere mucho antes. Franco lo manda al cielo.
Libro cuarto. El secretario
El señorito Iván en 1943 tiene trece años; ya mata tantas perdices como el famoso Teba. Paco tiene un olfato prodigioso. Aprende a cargar y descargar la escopeta con los cartuchos muy rápidamente. Es el mejor secretario de la contornada. Paco lleva cuenta de todas las aves que mata el señorito Iván, y no admite engaño. Discute con el embajador francés sobre la cultura de los españoles; todos firman en un papel (Paco, Régula, otro criado), con mano temblona. Régula tiene los dedos planos de hilar esparto, lo que impresiona a René, el embajador. Cuando la Señora Marquesa visita el cortijo, entrevista uno por uno; les da una moneda de cincuenta pesetas y matan un animal para comer. Miriam, la hija, conoce a la milana, y a la Niña Chica. Queda impresionada. 
Libro quinto. El accidente
El señorito conoce a la Milana y queda asombrado del amaestramiento de Azarías. Paco, el Bajo, cae de una encina cuando subía con un palomo en la jaula para el reclamo y rompe una pierna. El señorito Iván no le hace mucho caso. Solo desea que esté bien para el 22 de ese mes, pues tiene una cacería con el embajador francés, el ministro y el conde. Le obliga a ir con la pierna escayolada; vuelve a caer y se la rompe de nuevo. El médico se la enyesa. Lleva a Quirce el siguiente día; el chico es espabilado y cumple, pero es callado y no le sigue el juego al señorito Iván, que se irrita contra él. Más cuando rechaza las cien pesetas de premio. Nieves ve cómo el señorito Iván y Purita, la mujer del Périto, se besan bajo un árbol.
Libro sexto. El crimen
Don Pedro busca a su mujer, que ha desaparecido, pero nadie sabe nada. Nieves los ve, pero su padre Paco le ordena “ver, oír y callar”. A los siete días vuelve el señorito Iván y don Pedro le pregunta, pero este se hace de nuevas y admite que podría haberse escondido en el coche, pero que él no sabe nada. Todo indica que ella se fugó con él. El señorito Iván y Azarías salen al campo, a las torcaces, al amanecer, pero no capturan ninguna. Al marchar, un grupo de grajillas cruza el campo. Azarías llama a su milana y esta viene en picado. El señorito Iván apunta y la mata, a pesar de las súplicas de Azarías para que no lo hiciera. La lleva a casa y se la pone en las manos a la Niña Chica. Luego, la entierra. Por la tarde, salen de nuevo a cazar. Desde el árbol, Azarías le tiende una cuerda al cuello al señorito Iván, con nudo corredizo. Lo ahorca sin compasión y lo deja colgando del árbol.
2) Temas de la novela
-Denuncia de las terribles injusticias sociales del mundo rural español. Los terratenientes se portan desalmadamente con los campesinos y criados. Los explotan a conciencia, sin ningún tipo de humanidad.
-El amor y el cariño entre los desvalidos los salva del dolor y el sufrimiento. Los lazos que unen a Azarías con la Niña Chica son muy fuertes. El lazo se extiende a la grajilla, que solo tolera a Azarías y a la niña disminuida. 
-El egoísmo y la inhumanidad de los ricos es tal que sume en un pozo de miseria y sin futuro a los empleados del cortijo. Parece un ambiente medieval, con siervos de la gleba, aislados y a merced del señor, que dispone de sus vidas como le apetece.
-Canto a la vida natural, sencilla y en equilibrio y respeto a la naturaleza de las gentes sencillas. Los inocentes respetan los ritmos de la naturaleza; la usan sin depredar. Los ricos, todo lo contrario, la esquilman sin miramientos por pura diversión.
-La falta de educación tapona el futuro de las nuevas generaciones. El cinismo de los ricos justifica que los pobres no tengan ni escuela, ni educación de ningún tipo.
3) Apartados temáticos
El libro está dividido en seis libros. Cada uno de ellos se centra en un personaje o una acción. En este sentido, cada libro es una sección de contenido, como una tesela de un mosaico; forman parte del todo si lo contemplamos en conjunto. De modo individual, cada libro tiene sentido, pero solo la visión de conjunto aporta el verdadero sentido.
4) Narrador
El narrador se manifiesta en tercera persona, omnisciente parcial; focaliza a través de los humildes, de los pobres de solemnidad. Muestra especial simpatía por Azarías, que hace de hilo conductor el texto. Sin embargo, en los libros protagonizados por Paco, este es el personaje que domina la visión. El narrador, desde su omnisciencia, casi compartida con Azarías y Paco, el Bajo, expone sin juzgar demasiado directamente. Frecuentemente, aparecen rasgos de humor, ironía y sátira cervantina. La brutalidad de la explotación económica de la pobre gente a duras penas es digerible.
5) Lugar y tiempo
La acción discurre en un cortijo propiedad de la Señora Marquesa. Esta circunstancia nos sitúa en Extremadura, aunque podría ser más al sur; el modo de hablar de los personajes también nos remite a esa región. La acción es muy exterior; apenas algunas comidas se celebran en el comedor de la Casa Grande, o en la chabola donde vive, en la Raya, Paco, el Bajo, con su familia. El contraste entre los dos tipos de vivienda es sangrante. Como la acción principal del señorito Iván es la caza, muchas de las acciones giran en torno a esta actividad, así que el campo y el aire libre es el marco espacial más importante. 
El tiempo de la escritura corresponde a los años previos a 1981, fecha de la primera edición. El tiempo de la acción narrada se remite a los años sesenta y setenta del siglo XX. Sabemos que el señorito Iván ha nacido en 1930; su hijo mayor hace la comunión en la capilla del cortijo. Ya existen tractores y los terratenientes se mueven con un mercedes. La duración de la acción no está claramente delimitada. En términos amplios, dura cuarenta años, como mínimo. En un sentido más restringido, la duración se limita a uno o dos años, pues Nieves comienza a servir de trece años y ya tiene catorce cuando le quita las botas al señorito Iván.
6) Personajes
-Azarías: ya tiene sesenta y un años cuando comienza la narración. Su desaliño raya lo repugnante, pues no guarda higiene ninguna. Sin embargo, es obediente y trabajador. Solo que su minusvalía mental lo desorienta a menudo. Es quien más quiere a la Niña Chica y le da mucho cariño. Su conexión con las aves es muy íntima y fuerte, de ahí su venganza brutal contra el señorito Iván.
-Paco, el Bajo: Su apodo expresa su estatura. Tendrá cerca de cincuenta años, como su mujer Régula. Es voluntarioso, dispuesto y trabajador. Posee un olfato especial y un talento innato para la caza, lo que lo transforma en el mejor secretario de la comarca. Es muy sufrido, pues accede a ir de caza con su señor sin estar curado, lo que le cuesta una severa recaída. 
-Régula: esposa de Paco, el Bajo. Estamos ante una mujer sufrida y muy valiente. No se hace muchas ilusiones sobre lo que traerá el futuro, pero lucha cada día con gran entereza. “A mandar, que para eso estamos”, responde a don Pedro cuando le ordena algo. Su espíritu de sumisión es incluso doloroso
-Sus cuatro hijos representan muy bien el futuro cegado. Quirce y Rogelio ya trabajan en el campo, siguiendo el camino de sus padres. Nieves, la pequeña, se ve privada de la oportunidad de ir a la escuela; ha de servir en la casa de don Pedro. La Niña Chica, la mayor en edad, arrastra gravísimas deficiencias; está todo el día en un carretón, pues no puede andar, ni hablar. De vez en cuando emite un aullido terrible. 
-Don Pedro, el Périto: es quien lleva la voz cantante a diario, pues los propietarios no están allí de continuo. Es un hombre resentido y duro con los pobres, a quienes compara con los cerdos. Sin embargo, ante los ricos es sumiso y adulador. La huida de su mujer Puri con el señorito Iván es una venganza del destino por sus iniquidades que, por otro lado, no son superiores a los de su entorno.
-El señorito Iván es el propietario y señor del cortijo. Caprichoso, antojadizo, colérico y rijoso, no se priva de sus deseos, sean los que fueren, aunque haga daño a los demás. Obsesionado por la caza y por su fama de gran cazador, no respeta ninguna ley natural para imponer sus deseos.
-La Señora Marquesa y Miriam representan un papel más tolerable. Escuchan, al menos, a los pobres. Reparten algo de dinero para ayudarlos en su pobreza e incluso se preocupan algo por la educación de los empleados. 
-El resto de los trabajadores del cortijo forman un conjunto humano deprimente. Hombres y mujeres muy humildes, pobres de solemnidad, abandonados, sin educación de ningún tipo. Forman como un coro que acompaña a los protagonistas. 
7) Arquitectura narrativa
La estructura narrativa externa responde a seis “libros”, con un título breve que recoge la esencia del contenido; remitimos al resumen, donde se han explicitado. La interna es más compleja. Los tres primeros libros se centran en un personaje, Azarías, Paco, el Bajo y la milana; en realidad, desarrolla un argumento grupal, o mejor, familiar, alrededor de la familia de Paco, el Bajo, incluyendo en ella a Azarías, aunque centrado en los personajes aludidos (mucho menos, claro está, en el capítulo tercero, “La milana”). En este sentido, las analepsis (miradas al pasado) y prolepsis (adelanto de acontecimientos futuros) son muy frecuentes. 
La acción, así, parece un conjunto de anécdotas unidas por el hilo del personaje. Sin embargo, hay otro hilo invisible mucho más fuerte: la exposición de la terrible vida de los sirvientes de los marqueses. El tiempo está tan difuminado que apenas podemos emplearlo para fijar una estructura sólida; es un ardid narrativo para obligar al lector a fijarse en los hechos y los personajes. 
8) Notas estilísticas
El autor, Miguel Delibes, utiliza los tres procedimientos narrativos: narración, descripción y diálogo, con extraordinario acierto y proporción. El lenguaje delibeseano es preciso, transparente y comunicativo. La oración corta, con ritmo coloquial y familiar, propios de los campesinos, son los predominantes; es una analogía de la dura vida de estos “santos inocentes”, abandonados a su suerte por los ricos y poderosos señores que los explotan y desprecian. Es un lenguaje adaptado a la mentalidad de estos campesinos analfabetos (aunque hablan con mucha expresividad y propiedad), que son los que proporcionan la visión del narrador. En el conjunto, aparece un registro estandarizado, aunque plagado de expresiones coloquiales y familiares, propias del habla rural castellana. Como se imita el lenguaje campesino, nos topamos con exclamaciones, interrogaciones, onomatopeyas, etc. propias del lenguaje rural, imitado a la perfección. 
La contención expresiva, en un claro proceso depurativo, destaca claramente, aportando poeticidad. Se recoge el lenguaje popular de los gañanes, pastores, guardas, etc. por un lado; el de los propietarios, más refinado, junto con el del Périto y el médico y gente de ese contexto, por el otro. No es que estos hablen mejor; el hecho de que el señorito Iván siempre utilice “maricón” dirigido a cualquiera denota su zafiedad.
Como siempre en Delibes, el lenguaje tradicional y rural está depurado y seleccionado al máximo, lo que da apariencia de sencillez, sin serlo. Veamos un ejemplo de La milana:
 
Y, en estas, se presentó el el Cortijo el Azarías, y la Régula le dio los días y le tendió el saco de paja junto a la cocina como era habitual, pero el Azarías ni la miraba, se implaba y rutaba y hacía como si masticara algo sin nada en la boca y su hermana,
   ¿te pasa algo, Azarías, no estarás enfermo? Y el Azarías, la vacua mirada en el fuego, gruñía y juntaba las encías desdentadas, y la Régula,
   ae, no te se habrá muerto la otra milana que tú dice, ¿verdad, Azarías?
y tras mucho porfiar, el Azarías,
   el señorito me ha despedido,
y la Régula,
   ¿el señorito?
y el Azarías,
   dice que ya estoy viejo,
y la Régula,
   ae, eso no puede decírtelo tu señorito, si te pusiste viejo, a su lado ha sido,
y el Azarías,
   yo tengo un año más que el señorito,
y rutaba y mascaba la nada, sentado en el taburete, acodado en los muslos, la cabeza entre las manos, la mirada huera, fija en el hogar, pero, inopinadamente, se oyó el alarido de la Niña Chica y los ojos del Azarías se iluminaron, y sus labios se distendieron en una sonrisa babeante, y le dijo a su hermana,
   arrímame a la Niña Chica, anda,
y la Régula,
   ae, estará sucia
y el Azarías,
   alcánzame a la Niña Chica,
y, ante su insistencia, la Régula se incorporó y regresó con la Carito cuyo cuerpo no abultaba lo que una liebre y cuyas piernecitas se doblaban como las de una muñeca de trapo, como si estuvieran deshuesadas, pero el Azarías la tomó con dedos trémulos, la acomodó en el regazo, sujeto delicadamente su cabecita desarticulada contra su brazo fornido, bajo el sobaco, y comenzó a rascarle suavemente en el entrecejo mientras musitaba,
   milana bonita, milana bonita…
y así que regresó Paco, el Bajo, del recorrido de la tarde, la Régula salió a su encuentro, 
   ae, tenemos visita, Paco, ¿a que no sabes quién te vino?
y Paco, el Bajo, olfateó un momento y dijo,
   tu hermano vino,
 
Del texto anterior se pueden deducir los rasgos básicos del estilo delibeseano. El léxico es preciso y apropiado. Los diálogos caracterizan con mucha contundencia a los personajes; quedan retratados con su modo de hablar; Azarías y su hermana Régula exhiben un nivel coloquial y familiar en el uso de la lengua; muy sobrios en su expresión, utilizan palabras apropiadas y precisas; este modo de expresión se lo traspasan al narrador, que escribe como ellos hablan.
Delibes emplea el lenguaje con una propiedad asombrosa. Las descripciones resultan exactas, vivas y plásticas.  Las narraciones cuentan acciones con viveza y precisión, sin rodeos ni omisiones. 
Un enorme acierto de este texto (y de otros muchos de nuestro escritor) es que, bajo una estructura narrativa aparentemente sencilla, casi intrascendente por momentos, se atesoran trozos de vida, de verdad poética. Asimismo, la carga reflexiva es de una potencia ineludible. Aquí, se dirige hacia la presentación de un mundo rural abandonado y oprimido, con sus tremendas carencias, deliberadamente ignoradas por los propietarios del Cortijo, aunque voceen ante el embajador francés que sus sirvientes saben leer y escribir, cosa más bien falsa. 
9) Interpretación y valoración
Delibes plantea en esta novela una severa reflexión sobre el mundo rural de los cortijos. La exposición es descarnada, aunque envuelta en ternura y compasión por los “santos inocentes”, abandonados a su suerte. Los personajes se infiltran en el narrador, de modo que éste ve y habla como esos campesinos sin instrucción, pero sabios en el manejo del mundo natural. Azarías, por ejemplo, es disminuido mental, pero conoce muy bien el mundo de las aves salvajes, como el cárabo. Sabe domesticarlas muy bien, a base de afecto y cuidados. Justo lo que él no tiene entre los humanos.
La novela ejerce una poderosa fascinación sobre el lector porque combina cuidadosamente la narración objetiva con una subjetividad de los personajes infiltrada en el narrador. Lo percibimos en el lenguaje y en la perspectiva. El resultado literario es, simplemente, sublime. La novela urge a una reflexión sobre las pésimas condiciones de vida de unas personas sufridas y abnegadas que aceptan su destino con resignación cristiana. La Niña Chica es un ejemplo aterrador del abandono de esas gentes.
La reacción de la Régula cuando la Señora Marquesa le sugiere que lleve a su hermano Azarías al asilo es un ejemplo muy vivo de la enorme entereza y dignidad moral de estas personas. Solidarios y enérgicos, acogen a los que todavía son más pobres con generosidad y abnegación. Toda una lección dirigida a los poderosos que los tratan como a animales, si no peor. La novela es corta, por lo que logra concentrar en sus páginas una lección moral y un artefacto literario realmente asombrosos.
2. PROPUESTA DIDÁCTICA
(Las siguientes actividades se pueden realizar de modo individual o en grupo; de manera oral o escrita; en clase o en casa; utilizando medios tradicionales o recursos TIC, según las circunstancias lo aconsejen).
2.1. Comprensión lectora 
1) Resume el contenido de la novela (150 palabras, aproximadamente). 
2) Señala su tema principal y los secundarios. 
3) Delimita los apartados temáticos, atendiendo a las modulaciones de sentido. 
4) Analiza los personajes, tanto ricos como pobres.
5) ¿Qué tono tiene la novela: positivo, optimista, esperanzado, o todo lo contrario? 
6) Señala el lugar y el tiempo en el que transcurre la acción narrativa. 
7) Observa y señala las características del narrador.
8) Localiza y explica una docena de recursos estilísticos y cómo crean significado. 
2.2. Interpretación y pensamiento analítico 
1) ¿Qué idea de la vida rural de los empleados del cortijo nos llega desde esta novela? 
2) Analiza los rasgos morales de los poderosos frente a los “santos inocentes”, ¿cómo se puede interpretar este contraste? 
3) ¿Cuál es el único personaje que no habla? ¿Qué sentido le podemos atribuir a ese hecho?
4) ¿Cómo se aprecia en el texto la importancia de la armonía y equilibrio entre los hombres y el mundo natural? 
5) El tiempo, ¿discurre igual para los ricos que para los pobres? Aporta ejemplos que corroboren tu opinión.
6) ¿Qué significación se encierra en el final de la novela, teniendo en cuenta que Azarías no es un hombre violento?  
2.3. Fomento de la creatividad
1) Elabora un texto literario, en prosa, en verso, o en forma dramática que exprese la vida de personas humildes frente a la de los ricos y poderosos de su propio entorno. Puedes imprimir un sentido crítico, como ha realizado Miguel Delibes.
2) Imagina y transcribe una conversación o plática entre la clase y el novelista Miguel Delibes a propósito de su poema y de su vida. 
3) Realiza una exposición sobre Miguel Delibes, su narrativa y su tiempo, para ser presentada ante la clase o la comunidad escolar, con ayuda de medios TIC o pósteres, fotografías, pequeña exposición bibliográfica, etc. 
4) Aporta o crea imágenes de momentos donde se aprecie el contraste entre los “santos inocentes” y los poderosos adinerados, en los que se aprecia , siguiendo el ejemplo de Miguel Delibes.
2.4. Comentario de texto específico
Libro dos. Paco, el Bajo
Si hubieran vivido siempre en el Cortijo quizá las cosas se hubieran producido de otra manera pero a Crespo, el Guarda Mayr, le gustaba adelantar a uno en la Raya de lo de Abendújar por si las moscas y a Paco, el Bajo, como quien dice, le tocó la china y no es que le incomodase por él, que a él, al fin y al cabo, lo mismo le daba un sitio que otro, pero sí por los muchachos, a ver, por la escuela, que con la Charito, la Niña Chica, tenían bastante y le decían la Niña Chica a la Charito aunque, en puridad, fuese la niña mayor, por los chiquilines, natural,
   madre, ¿por qué no habla la Charito?,
   ¿por que no se anda la Charito, madre?
   ¿por qué la Charito se ensucia las bragas?, preguntaban a cada paso, y ella, la Régula, o él, o los dos a coro, 
   pues porque es muy chica la Charito, 
a ver, por contestar algo, ¿qué otra cosa podían decirles?, pero Paco, el Bajo, aspiraba a que los muchachos se ilustrasen, que el Hachemita aseguraba en Cordovilla, que los muchachos podían salir de pobres con una pizca de conocimientos, e incluso la propia Señora Marquesa, con objeto de erradicar el analfabetismo del cortijo, hizo venir durantes tres veranos consecutivos a dos señoritos de la ciudad para que, al terminar las faenas cotidianas, les juntasen a todos en el porche de la corralada, a los pastores, a los porqueros, a los apaleadores, a los muleros, a los gañanes y a los guardas, y allí, a la cruda luz del aladino, con los moscones y las polillas bordoneando alrededor, les enseñasen las letras y sus mil misteriosas combinaciones y los pastores, y los porqueros, y los apaleadores y los gañanes y los muleros, cuando les preguntaban, decían,
   La B con la A hace BA, y la C con la A hace ZA,
y entonces, los señoritos de la ciudad, el señorito Gabriel y el señorito Lucas, les corregían y les desvelaban las trampas, y les decían,
   pues no, la C con la A hace KA, y la C con la I hace CI y la C con la E hace CE y la C con la O hace KO,
y los porqueros y los pastores, y los muleros, y los gañanes y los guardas se decían entre sí desconcertados,
   también te tienen unas cosas, parece como que a los señoritos les gustase embromarnos, pero no osaban levantar la voz, hasta que una noche, Paco, el Bajo, se tomó dos copas, se encaró con el señorito alto, el de las entradas, el de su grupo, y ahuecando los orificios de su chata nariz (por donde, al decir del señorito Iván, los días que estaba de buen talante, se le veían los sesos), preguntó,
   señorito Lucas, y ¿a cuento de qué esos caprichos?
y el señorito Lucas rompió a reír y a reír con unas carcajadas rojas, incontroladas, y al fin, se calmó un poco, se limpió los ojos con el pañuelo y dijo,
   es la gramática, oye, el porqué pregúntaselo a los académicos,

ACTIVIDADES DEL COMENTARIO DE TEXTO O EXÉGESIS TEXTUAL
1) Resume el texto recogiendo su contenido esencial (100 palabras aprox., equivalentes a 10 líneas); 2) Indica los temas tratados en breves enunciados sintéticos; 3) Señala los apartados temáticos o secciones de contenido; 4) Localiza el lugar y tiempo en el que transcurre la acción (no en poesía lírica); 5) Analiza la figura del narrador (no en poesía lírica, donde aparece un sujeto lírico), ni en teatro; 6) Describe los personajes (no en poesía lírica); 7) Analiza la métrica, la rima y señala la estrofa empleada (solo en poesía o teatro en verso); 8) Analiza cómo los recursos estilísticos crean significado (12, mínimo); 9) Contextualiza al autor y su obra según su entorno social, histórico, cultural y personal; 8) Interpreta y discierne la intención y sentido del poema; 9) Valora personalmente tu apreciación lectora; 10) Transforma el texto con un lenguaje y en un contexto actual manteniendo su esencia, o escribe un texto literario inspirado en el original (optativo).

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Profesor de Lengua Castellana y Literatura. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Análisis y propuestas didácticas, Literatura de posguerra, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario