Miguel Delibes: «Diario de un cazador»; análisis y propuesta didáctica

Anuncios

Miguel Delibes – Diario de un cazador (1955)

  1. ANÁLISIS
  2. Resumen

El texto es un diario de Lorenzo, bedel de una institución educativa, tal vez un Instituto de su ciudad. Comienza el 15 de agosto de 1954, que es viernes. Acaba el 25 de enero de dos años después. Es, pues, un año y medio, aproximadamente.

Expone directamente el día a día de un joven de vida humilde y pocas posibilidades económicas. Le gusta mucho la caza. Sale a cazar muchos días, con sus amigos, de forma legal e ilegal, con veda y sin ella. Mata perdices, codornices, torcaces, liebres, todo lo que vuela y corre por el campo.

Su sueldo de conserje es bajo, lo que lo mortifica bastante porque limita su deseo de cazar. Saca sobresueldo de dar las notas y gestionar matrículas. Vende apuntes de matemáticas. Se hace acomodador de un cine durante unos meses, pero es trabajo esclavo y lo deja. Luego vende cupones de la parroquia.

Don Basilio, el director del instituto, le exige que vista de gorra y se quite el blusón, y no le gusta. El profesor de francés se casa con la de alemán tras un noviazgo vigilado por Lorenzo. Él va de uniforme de librea para abrir la puerta del coche a los novios; no le hace gracia, pero lo acepta (le pagan 25 pesetas).

Carmina, su vecina de bloque, hija del señor Moro, es muy guerrera; le roba algo de ropa y la piel de una liebre.

Caza con sus amigos: Melecio (su mejor amigo, casado con Amparo, y con un hijo con su nombre, quien muere ahogado a media novela; es un hombre sereno y asentado; propietario de Dolly, la perra, que caza muy bien), Tochano (carácter algo violento y bravucón), Pepe (muere a medio libro por un accidente de caza; le da unos culatazos a su perro por no haber cazado bien y se le dispara al hombro la escopeta), Zacarías (discute y se pegan una vez, estando de caza, por quién había matado la pieza; al final hacen las paces) y algunos otros menos asiduos.

Don Florián es el cura del barrio, también antiguo cazador. Lo respeta mucho Lorenzo y le pide consejo. Había sido compañero de caza del padre de Lorenzo.

Asterio es el sastre; trabaja escuchando mambos.

La hija del buñolero, Anita, es guapa. Lorenzo se enamora de ella; tiene 19 años y duda si formalizar su relación de novios. Trabaja de peluquera. Tienen broncas y él achanta por la cuenta que le tiene.

Modes es su hermana; tiene cuatro hijos; está casada con Serafín, que es un borrachín. Modes sufre un aborto, pero luego se recupera y trae dos criaturas gemelas muy sanas.

Don David es el dueño del bar “España”, donde toman café y echan la partida todos los días los amigos de caza. Al final, vende el café a un banco y ellos se van al “Novelty”.

Lorenzo quiere comprar una escopeta nueva; le ayuda el guardia civil Aquilino; va a la subasta con 500 pesetas, pero la compran por 1700 y queda sin ella. Se deja bigote, pero le crece más de una parte que de otra. Vive con su madre, una mujer mayor (al final de la novela le da una apoplejía y queda encamada). A ella le gusta ver pasar el Talgo. 

Tino es un hermano, churrero, en Madrid. Su mujer está malita; la abren y la cierran (parece que sufre cáncer); adoptan a un niño del hospicio; Tino está como loco; al final, el adolescente adoptado les roba 2000 pesetas y se da a la fuga. Lo pillan en Guadalajara y lo meten al reformatorio.

Gana un premio de tiro a la perdiz. Obtiene 12.000 pesetas, a repartir entre los cuatro amigos.

Intentan hacer una banda de música donde Melecio tocaría la flauta; tocan una vez y se deshace. Melecio trabaja en una sierra; vive en una casa exenta, a las afueras.

Tochano se casa con Paula. Celebración alegre y discreta.

Narra muchos días de caza por los pueblos de Valladolid: Quintanilla, Ubierna, lo de Muro, lo de Ortega. Se desplaza en bicicleta (le llama la burra), o coge el tren o el autobús de línea, o aprovecha los desplazamientos del lechero.

En San Roque ganan un premio por el animal mejor endomingado, con “Dolly”. No es mucho, pero ayuda a la pobre economía doméstica.

Preparan los cartuchos en casa; compran el plomo y los rellenan en casa, para ahorrar.

El 30 de diciembre es un día especial por la boda de Tochano y Paula; los casa don Florián. Todos los amigos asisten a la boda: Tomasito, Zacarías con su señora, Melecio, su primo Esteban (arregló el contador porque su madre lo puenteaba para no pagar por la electricidad consunida), el Pepe, don David, Asterio y Juan. El diario se cierra, pero la vida cotidiana sigue, con sus luces y sombras.

  1. Temas de la novela

El libro plantea los siguientes temas:

-La vida rutinaria, pero auténtica, de un hombre normal y corriente. Sus problemas económicos, sus escarceos amorosos con Anita y su gran pasión por la caza.

-Dificultades para sobrevivir en una España pobre que todavía no ha superado la factura de la guerra civil.

  1. Lugar y tiempo de la acción narrada

Aunque nunca se da el nombre de la ciudad donde vive Lorenzo, podemos deducir que se trata de Valladolid; una ciudad provinciana, no muy grande, entregada a un ritmo tranquilo y sin sobresaltos.

El tiempo de la escritura se remonta a los años previos a 1955, pues la primera edición fue ese año. El tiempo de la acción narrada es contemporáneo al de la escritura. Se trata de una fotografía de la España de posguerra, con las cicatrices de la guerra civil no curadas del todo. La duración de la acción es de un año y medio, de agosto de 1954 a enero de 1956, pues las entradas en el diario están fechadas.

  1. Figura del narrador

En esta novela no existe el narrador, puesto que se trata de un diario escrito en primera persona. No hay nadie que mediatice la materia narrativa. Llega al lector como el protagonista lo ha escrito.

  1. Personajes

Lorenzo, lógicamente, es el protagonista, pues escribe su diario; se centra en sus vivencias, casi todas anodinas, cotidianas, vulgares incluso. Este bedel vive con muchos apuros económicos; lo mortifica mucho no poder comprar una escopeta nueva, pues es un gran apasionado de la caza. Es un tipo auténtico, en general razonable y leal en la amistad, pero con sus puntos de caprichismo, en lo relativo a la caza; algo fanfarrón y engreído, se pega con un amigo por una pieza de caza.

El resto de los personajes poseen una importancia solo relativa. Anita, la hija del buñolero, que es peluquera, adquiere importancia porque ambos se gustan y tratan de avanzar en un noviazgo con sus altibajos; malentendidos, exceso de orgullo y algunas disonancias por las expectativas y los impedimentos sociales para desarrollar un noviazgo normal van jalonando una relación que crece a trompicones.

Melecio es el gran amigo de Lorenzo. Comparten una alta afición por la caza. Salen juntos todos los días que pueden. Se entienden bien, comparten cartuchos, la perra Dolly, propiedad de Melecio y lo poco que poseen. Se respetan y se protegen en la medida en que pueden.

Los demás amigos cazadores no adquieren un relieve individualizador. Tochano (violento y arrebatado), Pepe (muere por un accidente de caza) y Zacarías (se pega con Lorenzo por la propiedad de una pieza abatida) son los más importantes. En este mismo nivel está la madre de Lorenzo, que vive con él, y su hermana Modes, muy cargada de hijos, mujer sufrida y de armas tomar; su marido Serafín se emborracha con frecuencia, pero obedece a su mujer.

  1. Comentario estilístico

La estructura de la novela respeta la división por días, según la entrada del diario. Las entradas son de extensión variable, aunque en general predominan las breves; no todos los días tienen su entrada, sino que se va avanzando a saltos. 

La novela, que no es muy larga, es una maravilla estilística por el empleo literario de un lenguaje popular, sencillo y apropiado. El rasgo estilístico más importante es el registro lingüístico que Lorenzo utiliza: se trata de una lengua popular, muy tradicional, coloquial (“gibar”, “marrajo”, etc.) y apropiado. La palabra que más repite es “lealmente”, referido a sus respuestas y actitudes frente a las situaciones cotidianas, y marca muy bien su carácter: sincero y directo, aunque muchas veces brusco. La sintaxis es sencilla, con cierta tendencia al laconismo, lo que casa muy bien con el personaje que se expresa, de cultura limitada. El léxico rural y tradicional (referido a la caza, por ejemplo) es de una precisión muy elevada. En boca de Lorenzo, queda muy bien y contribuye a la coherencia y perfil del personaje.

  1. Contextualización

Miguel Delibes Setién (Valladolid, 1920 – 2010) es uno de los más importantes novelistas españoles del siglo XX. Es un autor que se fija en la vida de los humildes pueblos castellanos, pobres, olvidados y, sin embargo, poblados por personas con gran autenticidad, nunca vistas como masa informe, sino como individuos, es decir, “el prójimo”, los demás como uno mismo, pero con otras circunstancias.

Ejerció el periodismo muchos años en El Norte de Castilla y la docencia en la Escuela de Comercio de la Universidad de Valladolid. Pasó por tres fases creativas: la primera, de iniciación y aprendizaje, se muestra muy bien en su primera novela publicada, La sombra del ciprés es alargada (1947). La segunda corresponde con el hallazgo de los temas, el tono, el ritmo y el estilo más apropiado a su idiosincrasia escritora. Aquí sobresale la bellísima El camino (1950). Del período de madurez proceden los más hermosos textos salidos de su pluma. Las ratas, precisamente, es la obra que inaugura esa fase creativa, que se cierra, con su última novela, El hereje (1998).

Delibes experimentó formalmente en varias novelas alcanzando resultados asombrosos y plenos de hallazgos estéticos, como Parábola del héroe, Cinco horas con Mario y Los santos inocentes. También escribió una treintena de cuentos de enorme calado y transcendencia, entre los que figura “La mortaja”, uno de los relatos breves más hermosos escritos en lengua española.

En sus obras existe un compromiso ético de gran envergadura. Se percibe muy bien la solidaridad con los desdichados, los desastrados y pobretos; complementariamente, se percibe una fuerte crítica al cinismo, la inmoralidad y la hipocresía de la burguesía castellana, ahogada por un egoísmo cerril y asfixiante. Delibes toma partido y clama por una sociedad más equitativa que respete a las personas y ofrezca oportunidades de progreso para todos.

Aportamos un texto para calibrar la excelente calidad literaria de este título delibeseano:

10 de febrero, martes

No me había metido en la cama cuando sentí el timbre de la puerta. “Algo pasa, Lorenzo. ¡Asómate!”, me voceó la madre desde la alcoba. Esto era anteanoche. Me eché el abrigo y me asomé por la azotea. Melecio aguardaba bajo un farol y me dijo que apurarse, que había sucedido algo.en lo que tardé en bajar no me hubiera cabido un pión en el culo. Ya en la calle me comunicó que el Pepe se había pegado un tiro y estaba diñándola. Echamos a correr calle arriba como dos locos. Al Llegar donde el Pepe, Zacarías nos explicó que al querer matar una liebre encamada a culatazos se le disparó la escopeta y le alcanzó el hombro. Le pregunté ei en lo de muro y dijo que sí. Pasamos a la alcoba y allí estaba la Patro dándole al Pepe buches de agua. Es divertido esto del Pepe. El padre y él andaban ajuntados con dos socias en la misma casa. También el padre estaba allí. Le pregunté al Pepe cómo había sido, pero no acertaba a hablar. Llegó el médico y al largarse dijo que había que ponerse en lo peor. Yo le dije a Zacarías que me iba buscar al cura. Me voceó que era inútil, pero ya iba yo corriendo escalera abajo y me decía: “No podemos dejarle morir como a un perro. No podemos hacer eso”. Don Florián bajó asustado y a pesar de que reuma le hacía cojear, cruzaba las calles como un relámpago. El Pepe preguntó al verle si venía como cura o como cazador y don Florián le contestó que dejara eso, que venía a echar un párrafo y por si le necesitase. El hombre jadeaba como un perro en agosto. Daba fatiga el verle. El Pepe le advirtió que de eso que se pensaba, ni hablar, pero don Florián lo he hizo caso y se sentó junto al catre. Zacarías, Melecio, el padre del Pepe y yo mirábamos todo desde la puerta como si nos hubieran clavado allí. Al rato, don Florián empezó a decirle al Pepe que él no era malo y que muchas de las cosas que había hecho y que sirvieron para que algunos le juzgasen mal, no pasaban la mayor parte de las veces de ser travesuras. Don Florián hablaba a chorros para que el Pepe no se debilitase. Luego le recordó cuando metió de matute un cerdo en un ataúd en la época del estraperlo. El mismo don Florián la gozaba. El Pepe, desde la puerta, no parecía el Pepe. El hombre, en solo veinticuatro horas, se había quedado en la espina de santa Lucía. Me acordé de que, la víspera, el Pepe nos dijo que pensaba divertirse por toda la temporada. Lo que es la vida.

  1. Interpretación y valoración

Esta novela se ubica en el período de afianzamiento y búsqueda de un tono y un estilo personal en la narrativa de Miguel Delibes. Llama la atención el tema y los personajes y la estructura, todos de gran originalidad. Un bedel de instituto protagonizando una novela que, en el fondo, es su diario vivir, sin grandes sobresaltos, pero sí muchas penurias, es de una novedad literaria importante. Tal vez por eso esta novela fue Premio Nacional de Literatura en 1955. 

Aunque se percibe el paso de los años, el texto mantiene mucha vigencia por su intención estética: representar la vida cotidiana de un ciudadano de a pie, con sus cuitas, ilusiones y temores. En este sentido, el texto se erige en testimonio de una época llena de penurias económicas y de control de las ideologías desde el poder político.

2. PROPUESTA DIDÁCTICA

(Las siguientes actividades se pueden realizar de modo individual o en grupo; de manera oral o escrita; en clase o en casa; utilizando medios tradicionales o recursos TIC, según las circunstancias lo aconsejen).

2.1. Comprensión lectora 

1) Resume el contenido de la novela (150 palabras, aproximadamente). 

2) Señala su tema principal y los secundarios. 

3) Delimita los apartados temáticos, atendiendo a las modulaciones de sentido. 

4) Analiza los personajes, centrándote principalmente en Lorenzo. 

5) ¿Qué tono tiene la novela: positivo, optimista, esperanzado, o todo lo contrario? 

6) Señala el lugar y el tiempo en el que transcurre la acción narrativa. 

7) Localiza y explica una docena de recursos estilísticos y cómo crean significado. 

2.2. Interpretación y pensamiento analítico 

1) ¿Qué idea de la vida del ciudadano corriente nos llega de esta novela? 

2) El hecho del pluriempleo, como hace Lorenzo, ¿cómo se puede interpretar desde el punto de vista social y económico? 

3) ¿Qué actitudes se observan ante la caza? Céntrate en Lorenzo y sus amigos.

4) ¿Cómo se aprecia en el texto la importancia de la amistad? 

5) El tiempo, ¿discurre bajo una norma rígida e inflexible, o alegre e imprevisible? Aporta ejemplos que corroboren tu opinión

6) ¿Qué significación se encierra en las actitudes religiosas visibles en el texto? 

2.3. Fomento de la creatividad

1) Elabora un texto literario, en prosa, en verso, o en forma dramática que exprese la vida diaria de una persona corriente y moliente. Puedes imprimir un sentido intimista, como ha realizado Miguel Delibes.

2) Imagina y transcribe una conversación o plática entre la clase y el novelista Miguel Delibes a propósito de su poema y de su vida. 

3) Realiza una exposición sobre Miguel Delibes, su narrativa y su tiempo, para ser presentada ante la clase o la comunidad escolar, con ayuda de medios TIC o pósteres, fotografías, pequeña exposición bibliográfica, etc. 

4) Aporta o crea imágenes de lugares o edificios, que sirvan de metáfora de un sentimiento especialmente relevante para ti, con intervención de la memoria, siguiendo el ejemplo de Miguel Delibes.

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Profesor de Lengua Castellana y Literatura. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Análisis y propuestas didácticas, Literatura de posguerra, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario