José Iglesias: «Letrilla satírica»; análisis y propuesta didáctica

JOSÉ IGLESIAS DE LA CASA – Letrilla satírica

LETRILLA SATÍRICA
[1] ¿Ves aquel señor graduado,        1
roja borla, blanco guante,
que nemine discrepante
fue en Salamanca aprobado?
Pues con su borla, su grado,      5
cátedra, renta y dinero,
es un grande majadero.
[2] ¿Ves servido un señorón
de pajes en real carroza,
que un rico título goza,             10
porque acertó a ser varón?
Pues con su casa, blasón,
título, coche y cochero,
es un grande majadero.
[3] ¿Ves al jefe blasonando            15
que tiene el cuero cosido
de heridas que ha recibido
allá en Flandes batallando?
Pues con su escuadrón, su mando,
su honor, heridas y acero,         20
es un grande majadero.
[4] ¿Ves aquel paternidad,
tan grave y tan reverendo,
que en prior le está eligiendo
toda su comunidad?                  25
Pues con su gran dignidad,
tan serio, ancho y tan entero,
es un grande majadero.
[5] ¿Ves al juez con fiera cara
en su tribunal sentado,             30
condenando al desdichado
reo que en sus manos para?
Pues con sus ministros, vara,
audiencia y juicio severo,
es un grande majadero.            35
[6] ¿Ves al que esta satirilla
escribe con tal denuedo,
que no cede ni a Quevedo
ni a otro ninguno en Castilla?
Pues con su vena, letrilla,      40
pluma, papel y tintero,
es mucho más majadero.

  1. ANÁLISIS

1.1. Resumen

José Iglesias de la Casa (Salamanca, 1748 – Carbajosa de la Sagrada, Salamanca, 1791) es un excelente poeta de la España neoclásica, miembro de la Escuela de Salamanca. Sus poemas tocan varios registros, del bucólico y el romance, a la égloga y el didactismo. Sin embargo, sus mejores poemas se inscriben en la tradición satírico burlesca, heredada del Barroco y más atrás.

El poema que ahora comentamos, como se expresa en su título, es una letrilla satírica. El DLE define la letrilla como “Composición poética, amorosa, festiva o satírica, que se divide en estrofas, al fin de cada una de las cuales se repite ordinariamente como estribillo el pensamiento o concepto general de la composición, expresado con brevedad”. He aquí, pues, una letrilla en estado puro. El poeta Iglesias ridiculiza las pretensiones e ínfulas que se dan circo personajes: el graduado universitario, el noble terrateniente, el militar de alta graduación, el clérigo con una alta dignidad de cargo y el juez encopetado y severo en el gesto y en las sentencias. A todos ellos los tilda, en el estribillo de “majaderos”. Cierra su poema con una estrofa breve en la que él mismo se adjetiva como “mucho más majadero” que todos los demás. “Majadero” significa “necio y porfiado”, es decir, perseverante en su tontuna, ignorancia o falta de luces.

El poema rebaja por la vía de la riduculización las ínfulas y el relumbrón que se dan estos cinco personajes que han alcanzado el éxito económico y social. No da razones, solo los desenmascara, riéndose de ellos, tildándolos de estúpidos. 

1.2. Tema

El tema del poema es la censura y ridiculización de cinco tipos sociales encumbrados que tienen en común la soberbia y la arrogancia. El humor viene por la vía de la inclusión del sujeto lírico en el mismo grupo, siendo solo un discreto poeta.

1.3. Apartados temáticos

El poema presenta una estructura de seis apartados temáticos bien reconocibles. En cada estrofa satiriza un grupo social, a través de un individuo. Así, tenemos:

-Primera estrofa y primer apartado (vv. 1-7): satiriza el graduado por Salamanca, con buenos cargos académicos, catedrático incluido. Presume con sus ropajes estrafalarios (borla roja y guantes blancos). 

-Segunda estrofa y segundo apartado (vv. 8-14): ridiculiza al noble ricachón, con palacio blasonado, carroza y muchos criados. 

– Tercera estrofa y tercer apartado (vv. 15-21): hace mofa del militar de alta graduación, con citratices en el rostro y bien armado.

-Cuarta estrofa y cuarto apartado (vv. 22-28): somete a befa al hombre eclesiático de las altas jerarquías, con gesto grave y serio.

-Quinta estrofa y quinto apartado (vv. 29-35): ridiculiza al juez de alto rango, con su cara agresiva y desafiante que manda a la cárcel al pobre desgraciado.

-Sexta estrofa y sexto apartado (vv. 36-43): el sujeto lírico se mira a sí mismo; dice ser más satírico que el propio Quevedo, y es tan majadero como los cinco restantes. El rasgo de humor ácido es innegable. 

1.4. Aspectos métricos y de rima

Este poema está compuesto por cuarenta y dos versos agrupados en seis estrofas de siete versos cada una. Los versos son octosílabos (ocho sílabas; arte menor, por tanto). La rima consonante es: abbaacc; como vemos, se trata de una redondilla, más un verso de vuelta y un pareado. La rima cambia en cada redondilla de cada estrofa, pero el pareado se mantiene en ero. La musicalidad alegre, rápida y viva destaca inmediatamente.

1.5. Comentario estilístico

El poema presenta un tono dialógico muy visible. El sujeto lírico establece un diálogo con el lector implícito. El verbo en segunda persona “ves”, que abre cada estrofa, fija una conversación más o menos viable y explícita con el lector. Ese tono coloquial se refuerza con las primeras palabras del verso cinco de cada estrofa, al finalizar la interrogación retórica: “pues con su…”; es una expresión de sabor popular y sirve para desmitificar la figura del poderoso ante descrita.

La interrogación retórica es el recurso principal del poema; ya sabemos que se trata de un modo de afirmar. La enumeración es el segundo recurso más significativo; dentro de él, cada sustantivo (son cinco en cada estrofa, excepto en la cuarta y quinta, que son cuatro), referido al sujeto que ridiculiza, suelen funcionar como metonimias de aquellos. Representan su poder, su autoridad, su soberbia, etc. El estribillo “es un grande majadero”, repetido en cada una de las seis estrofas, crea un sonsonete que refuerza la burla contra los poderosos.

La descripción que realiza de cada personaje satirizado es aguda y mordaz; se logra a base de sustantivos metonímicos, a veces acompañados adjetivos epítetos que muestran el engolamiento de estos individuos. Por ejemplo, al “señor graduado”, nos lo pinta con una “roja borla” (v. 2) y un “blanco guante”; queda fijado en nuestra retina con su ridícula vestimenta. Otra veces los muestra en movimiento, realizando alguna acción, como al “juez de fiera cara” (v. 29) que está sentenciando a un “desdichado reo”.

El poema le baja las ínfulas a gente poderosa que, ensoberbecidos, piensan que son realmente importantes en el mundo. No más que el propio poeta, como expresa irónica y festivamente en la última estrofa. Al fin y al cabo, nos viene a decir, todos somos algo majaderos a poco que la oportunidad nos sea propicia. Vemos que el poema va más allá de la mera sátira social, para reflexionar con amargura melancólica sobre la triste condición humana.

El poema es agudo y mordaz, y pone el dedo en la llaga de un defecto muy común: la soberbia; el deseo de sentirse superior sin causas reales es algo tan común como repugnante, nos indica el poeta, a vueltas de sus descripciones ridiculizadoras.

1.6. Contextualización

Como ya afirmamos, José Iglesias de la Casa (Salamanca, 1748 – Carbajosa de la Sagrada, Salamanca, 1791) es un excelente poeta de la España neoclásica, miembro de la Escuela de Salamanca. Estudió en la universidad de su ciudad y accedió al orden sacerdotal a los treinta y cinco años, lo que le aseguró un sustento razonable. 

Escribió bastante poesía satírica, bucólica, elegíaca y didáctica, como La niñez laureada. Sus Poesías (1795) recoge póstumamente su producción en verso. 

1.7. Interpretación y valoración

Este poema satírico, o letrilla, posee una enorme vigencia y actualidad. Critica con gracia y picardía la soberbia de ciertos tipos sociales que comparten la riqueza, el poder, la influencia y la soberbia ostentosa. Iglesias los rebaja a meros imbéciles con suerte o habilidad para llegar a lo más alto. El poema imprime un quiebro final muy interesante; ahí, el sujeto lírico se trata a sí mismo como uno más de esos tipos “majaderos”. Todo es una broma, con un fondo de verdad, nos viene a decir; así que nos sugiere tener cuidado con tomar sus palabras en serio, puesto que su propia palabra no es muy fiable.

  1. PROPUESTA DIDÁCTICA

(Las siguientes actividades se pueden realizar de modo individual o en grupo; de manera oral o escrita; en clase o en casa; utilizando medios tradicionales o recursos TIC, según las circunstancias lo aconsejen).

2.1. Comprensión lectora 

1) Resume el poema (100 palabras, aproximadamente). 

2) Señala su tema principal y los secundarios. 

3) Delimita los apartados temáticos, atendiendo a las modulaciones de sentido. 

4) Analiza los aspectos métricos y de rima; deduce la estrofa empleada. 

5) ¿Qué tono tiene el poema: positivo, optimista, esperanzado, o todo lo contrario? 

6) Señala las imágenes más importantes que jalonan el poema, sobre todo referidas a las percepciones sensoriales de la primavera, y cómo impactan en el poeta y, después, en el lector. 

7) Localiza y explica una docena de recursos estilísticos y cómo crean significado. 

2.2. Interpretación y pensamiento analítico 

1) ¿Qué significa “majadero” en el contexto del poema? 

2) De los seis tipos sociales ridiculizados, ¿cuál te parece más cercano a nuestro tiempo? 

3) Localiza los sustantivos claves para entender la petulancia de los poderosos. . ¿Qué sensación aportan? 

4) ¿Cómo se aprecia en el texto el humor? ¿Ejerce una influencia positiva o negativa?

5) ¿Cómo comprendemos la sátira y la ironía presentes en el poema?

6) El poema, ¿trata por igual a los individuos de un grupo determinado? ¿Eso es justo o injusto? 

2.3. Fomento de la creatividad

1) Elabora un poema o texto en prosa que satirice a tipos sociales con graves defectos personales. Puedes imprimir un sentido humorístico y ridiculizador, como ha realizado el poeta José Iglesias.

2) Imagina y transcribe una conversación o plática entre la clase y el poeta José Iglesias a propósito de su poema y de su vida. 

3) Realiza una exposición sobre José Iglesias de la Casa, su poesía y su tiempo, para ser presentada ante la clase o la comunidad escolar, con ayuda de medios TIC o pósteres, fotografías, pequeña exposición bibliográfica, etc. 

4) Aporta o crea imágenes que sirvan para expresar una crítica satírica, humorística e irónica, donde tú mismo te incluyas como satirizado; serán reflejo de  un grupo social censurable desde tu punto de vista, siguiendo el ejemplo de José Iglesias.

Deja un comentario