Hans Christian Andersen: «La última perla»; análisis y propuesta didáctica

 H. C. ANDERSEN: «LA ÚLTIMA PERLA»
Era una casa rica, una casa feliz; todos, señores, criados e incluso los amigos eran dichosos y alegres, pues acababa de nacer un heredero, un hijo, y tanto la madre como el niño estaban perfectamente. Se había velado la luz de la lámpara que iluminaba el recogido dormitorio, ante cuyas ventanas colgaban pesadas cortinas de preciosas sedas. La alfombra era gruesa y mullida como musgo; todo invitaba al sueño, al reposo, y a esta tentación cedió también la enfermera, y se quedó dormida; bien podía hacerlo, pues todo andaba bien y felizmente.
El espíritu protector de la casa estaba a la cabecera de la cama; diríase que sobre el niño, reclinado en el pecho de la madre, se extendía una red de rutilantes estrellas, cada una de las cuales era una perla de la felicidad. Todas las hadas buenas de la vida habían aportado sus dones al recién nacido; brillaban allí la salud, la riqueza, la dicha y el amor; en suma, todo cuanto el hombre puede desear en la Tierra.
–Todo lo han traído –dijo el espíritu protector.
–¡No! –oyóse una voz cercana, la del ángel custodio del niño–. Hay un hada que no ha traído aún su don, pero vendrá, lo traerá algún día, aunque sea de aquí a muchos años. Falta aún la última perla.
–¿Falta? Aquí no puede faltar nada, y si fuese así hay que ir en busca del hada poderosa. ¡Vamos a buscarla!
–¡Vendrá, vendrá! Hace falta su perla para completar la corona.
–¿Dónde vive? ¿Dónde está su morada? Dímelo, iré a buscar la perla.
–Tú lo quieres –dijo el ángel bueno del niño–, yo te guiaré dondequiera que sea. No tiene residencia fija, lo mismo va al palacio del Emperador como a la cabaña del más pobre campesino; no pasa junto a nadie sin dejar huella; a todos les aporta su dádiva, a unos un mundo, a otros un juguete. Habrá de venir también para este niño. ¿Piensas tú que no todos los momentos son iguales? Pues bien, iremos a buscar la perla, la última de este tesoro.
Y, cogidos de la mano, se echaron a volar hacia el lugar donde a la sazón residía el hada. Era una casa muy grande, con oscuros corredores, cuartos vacíos y singularmente silenciosa; una serie de ventanas abiertas dejaban entrar el aire frío, cuya corriente hacía ondear las largas cortinas blancas. En el centro de la habitación se veía un ataúd abierto, con el cadáver de una mujer joven aún. Lo rodeaban gran cantidad de preciosas y frescas rosas, de tal modo que sólo quedaban visibles las finas manos enlazadas y el rostro transfigurado por la muerte, en el que se expresaba la noble y sublime gravedad de la entrega a Dios.
Junto al féretro estaban, de pie, el marido y los niños, en gran número; el más pequeño, en brazos del padre. Era el último adiós a la madre; el esposo le besó la mano, seca ahora como hoja caída, aquella mano que hasta poco antes había estado laborando con diligencia y amor. Gruesas y amargas lágrimas caían al suelo, pero nadie pronunciaba una palabra; el silencio encerraba allí todo un mundo de dolor. Callados y sollozando, salieron de la habitación. Ardía un cirio, la llama vacilaba al viento, envolviendo el rojo y alto pabilo.
Entraron hombres extraños, que colocaron la tapa del féretro y la sujetaron con clavos; los martillazos resonaron por las habitaciones y pasillos de la casa, y más fuertemente aún en los corazones sangrantes.
–¿Adónde me llevas? –preguntó el espíritu protector–. Aquí no mora ningún hada cuyas perlas formen parte de los dones mejores de la vida.
–Pues aquí es donde está, ahora, en este momento solemne– replicó el ángel custodio, señalando un rincón del aposento; y allí, en el lugar donde en vida la madre se sentara entre flores y estampas, desde el cual, como hada bienhechora del hogar había acogido amorosa al marido, a los hijos y a los amigos, y desde donde, cual un rayo de sol, había esparcido la alegría por toda la casa, como el eje y el corazón de la familia, en aquel rincón había ahora una mujer extraña, vestida con un largo y amplio ropaje: era la Aflicción, señora y madre ahora en el puesto de la muerta.
Una lágrima ardiente rodó por su seno y se transformó en una perla, que brillaba con todos los colores del arco iris. Recogióla el ángel, y entonces, adquirió el brillo de una estrella de siete matices.
–La perla de la aflicción, la última, que no puede faltar. Realza el brillo y el poder de las otras. ¿Ves el resplandor del arco iris, que une la tierra con el cielo? Con cada una de las personas queridas que nos preceden en la muerte, tenemos en el cielo un amigo más con quien deseamos reunirnos. A través de la noche terrena miramos las estrellas, la última perfección. Contémplala, la perla de la aflicción; en ella están las alas de Psique, que nos levantarán de aquí.
  1. ANÁLISIS
El danés Hans Christian Andersen (Odense, 1805 – Copenhague, 1875) es un escritor fundamental de la literatura internacional. Aunque sus textos se suelen etiquetar como cuentos de hadas para niños, en realidad estamos ante textos literarios de mucha profundidad, dirigidos, leídos y degustados por cualquier lector, sea infantil o adulto. Sus aportaciones son de máxima calidad por su originalidad, su densidad narrativa y significativa y su bello estilo.
Si echamos una ojeada a sus cuentos, encontramos rasgos comunes en todos ellos: presencia de lo fantástico y mágico; recreación de una realidad dura y áspera, conviviendo con otra más amable; atención a los valores espirituales como sustento de la vida; cierto tono de tristeza y melancolía que parece ser invencible; tensión o combate entre el bien, o las fuerzas del bien, y el mal, las pulsiones malignas, con resultado indeciso; y, finalmente, una visión elevada que busca en el cielo, el más allá, la otra vida, la región de los espíritus, o como queramos llamarle, el consuelo, las respuestas a las angustias y el sufrimiento y el amor que en la vida humana terrenal no parecen tener cabida satisfactoriamente.
Andersen invita al lector a transcender la vida diaria, sórdida y mezquina, para fijarse en la espiritual o religiosa, donde sí hay puerto seguro a las zozobras humanas. Sin embargo, siempre deja una sombra de titubeo, de duda, un sí es no es sobre si nuestra lucha vale la pena, sobre si la rectitud moral y la entrega tienen realmente recompensa en algún lugar y momento…
1. Resumen
Nace un niño en un ámbito de opulencia y bienestar donde nada falta. Las hadas madrinas, el ángel protector, que está muy satisfecho con que el niño lo tenga todo para ser feliz. Sin embargo, el ángel custodio le hace notar que falta una perla, un don, un elemento para que el niño lo tenga todo. Todos lo apremian para que los lleve donde se halla la última hada, que no es otra que Aflicción, que asiste a un funeral de una mujer joven llorada por sus hijos y su marido. Su lágrima se transforma en perla, que recoge el ángel custodio. Le explica a los demás que, con los colores del arco iris, esa perla junta el cielo con la tierra y el suelo con las estrellas. Así comprendemos que existe una conexión entre esta vida y la venidera, tras nuestra muerte, donde los seres queridos nos esperan.
2. Tema
La existencia del hombre, independientemente de su estado, está compuesta de alegría y pena, de dicha y dolor, de vida y muerte, inseparables, siempre unidas, hasta el fin.
3. Apartados temáticos
“La última perla” es un relato breve. Todo el contenido está comprimido y a presión. Este se dispone en las tres secciones clásicas:
-Introducción o presentación: aparecen ante el lector unos personajes, un lugar, un tiempo y una acción o acontecimiento generador de un conflicto, una intriga.
-Nudo o desarrollo: abarca desde la primera intervención del espíritu protector hasta la última intervención, excluida, del ángel custodio.
-Desenlace o final: coincide con la intervención final del ángel custodio. Explica a los demás el sentido y finalidad de lo que han visto y vivido.
4. Personajes
Como ocurre en muchos cuentos de Andersen, las cosas no son lo que parecen. Los destinados a ser protagonistas no vuelven a aparecer; y viceversa, alguien que irrumpe en el texto al final adquiere mucho relieve. Todos ellos dotan de un sentido superior al relato, en el cual no existe un protagonista como tal. El sentido final es el auténtico protagonista, como luego veremos. Por orden de aparición, tenemos los siguientes personajes:
-El niño, hijo de una familia rica y poderosa. Nace colmado con todos los bienes, materiales y espirituales, excepto uno, pues el hada que debe llevarlo no ha aparecido. Parecería que el niño protagonizará el relato; sin embargo, no vuelve a aparecer; es solo un personaje pasivo y al que le aguarda un futuro desconocido.
-Espíritu protector y hadas: seres fantásticos responsables de colmar de felicidad al niño y, de paso, a la madre, que allí está con él. Se esfuerzan porque todos gocen de alegría y dicha.
-Ángel custodio: dotado de serenidad y una visión superior de la existencia humana (paradójicamente, no siendo él hombre), explica el sentido de la vida y sus contradicciones. Hace de contraparte del espíritu protector.
-El hada Aflicción: se había ausentado porque estaba velando el cadáver de una joven madre, que deja hijos y maridos dolientes y llorosos. También un espíritu protector debe asistir a los hombres en sus momentos más amargos y penosos, cual es la muerte de un ser querido de un modo terrible y absurdo.
5. Lugar y tiempo en los que se desenvuelve la acción
Como ocurre en los cuentos de hadas, también en los de Andersen, los aspectos cronoespaciales están muy difuminados y carecen de interés. La acción discurre en un lugar desconocido, en una casa noble y rica, eso es todo. Pero la segunda parte de la acción se desarrolla en un lugar siniestro: “una casa muy grande” dotada de “oscuros corredores” y todo sumido en “silencio”. Ahí, la muerte ha llamado a la puerta y los hombres lloran la defunción del ser más puro y superior que la habita: la madre de los niños y esposa del hombre que la llora.
El tiempo tampoco ofrece una concreción exacta. Parece que Andersen nos quiere decir que no importa cuándo ocurrieron las cosas. Sin embargo, la duración temporal es muy original: todo dura acaso unos minutos nada más. Los seres espirituales se desplazan de una casa a otra parece que instantáneamente. Sin embargo, la explicación final del ángel custodio abarca toda la vida del hombre, incluso toda la eternidad: la vida de las personas se entrelaza con otras vidas a través del amor, del recuerdo y de la fidelidad. Ese lazo es eterno, desborda la vida del hombre, quien, tras su muerte, se reúne espiritualmente con los muertos que lo esperaban. Entre la vida y la muerte hay un tiempo instantáneo e inacabable que se comunican a través de los colores de la última perla, que son los del arco iris: siempre ahí, bellos y misteriosos, inmutables pero efímeros.
6. Narrador
El relato es contado por un narrador en tercera persona, omnisciente y externo, objetivo y distante. No opina, no valora, sólo deja que los hechos discurran por su cauce natural. Las explicaciones las dará el ángel custodio. Parece que el narrador prefiere ocultarse y dejar que el ser sobre natural dote de sentido las extrañas cosas que suceden.
7. Procedimientos retóricos y recursos estilísticos
Andersen emplea los tres recursos narrativos disponibles. Con la descripción el narrador explica cómo son las cosas y los seres; con los personajes nos trasmite qué y cómo pasan las acciones; con el diálogo los personajes opinan, valoran, declaran, preguntan, etc., es decir, nos hacen ver sus sentimientos, emociones, motivaciones, etc. Los ejemplificamos brevemente para comprender que, sin ellos, no hay cuento:
-Descripción: “Era una casa rica, una casa feliz; todos, señores, criados e incluso los amigos eran dichosos y alegres”.
-Narración: “Y, cogidos de la mano, se echaron a volar donde a la sazón residía el hada”.
-Diálogo: “–Todo lo han traído –dijo el espíritu protector”.
Los recursos estilísticos son muy abundantes. No podía ser de otro modo, pues el texto está sometido a una fuerte comprensión del significado y a una poetización también importante. Recogemos los más importantes, por orden de aparición; muchos de ellos se repiten varias veces, pero nosotros no los mencionaremos sino una vez, para comprobar el efecto literario e imaginativo que producen:
1) Repetición retórica (junto con anáfora y paralelismo): “Era una casa rica, era una casa feliz”. Insiste en los puntos clave que deben atraer la atención del lector; en este caso, la existencia de una casa opulenta y dichosa.
2) Enumeración (junto con bimembración): “Todos, señores, criados e incluso los amigos eran dichosos y alegres”. Estos recursos de repetición son muy eficaces para crear sensaciones en el lector de acumulación o carencia, o de opresión y felicidad, según el caso. En estos ejemplos, se potencia la significación de un ambiente feliz.
3) Epíteto y adjetivo embellecedor: “recogido dormitorio (…) pesadas cortinas de preciosas telas”. Es un modo de aportar plasticidad y visibilidad a los objetos descritos.
4) Símil o comparación: “la alfombra era gruesa y mullida como musgo”; en este caso se crea una sensación táctil agradable identificable con el bienestar y confort.
5) Metáfora entreverada de aliteración: “una red de rutilantes estrellas, cada una de las cuales era una perla de la felicidad”. Captamos muy bien la gracia que se extiende sobre el recién nacido, pues recibe la protección de las hadas y de los ángeles.
6) Interrogación y exclamación retóricas: “–¡No!; –¿Falta?; –¡Vendrá, vendrá!”. Son modos de enunciación que aportan variedad y viveza. También imprimen cierta dinamicidad y naturalidad a los diálogos.
7) Antítesis: “al palacio del emperador como a la cabaña del más pobre campesino”; los contrastes de términos en una misma oración crean colorido significado e incentivan la imaginación lectora.
8) Sinestesia y personificación: “gruesas y amargas lágrimas caían al suelo”; son estos recursos muy apropiados para crear sensaciones lectoras muy intensas y para introducir al lector en la trama, como si lo estuviera viviendo.
9) Símbolo: la perla, que contiene en su interior los colores del arco iris, funciona como símbolo de la unión de la vida terrena y la celestial, de la vida y de la muerte, de lo efímero con lo eterno. Este símbolo lo explica muy bien el ángel custodio al espíritu protector y a las hadas, de modo que nosotros también recibimos esa aclaración como si fuésemos testigos de ese acontecimiento.
La maestría literaria de Andersen es bien visible. Con breves pinceladas crea ambientes misteriosos, enigmáticos, simbólicos, que sirven para incitar a una reflexión superior. El acierto en el empleo de las herramientas retóricas ayuda mucho a “revivir” el cuento en nuestra mente. Parece que todo cobra vida en nuestra mente, que todo lo sobrenatural es parte de la natural de manera sencilla y, valga la paradoja, lógica.
8. Contextualización
Hans Christian Andersen es un escritor romántico de formación. Cuando él desarrolla su carrera, el Romanticismo está en plena expansión; es, por tanto, hijo del tiempo romántico, movimiento artístico de hondas y duraderas huellas en el arte occidental. Andersen tuvo una infancia y una juventud duras y poco felices. Pasó hambre, fue marginado, fracasó como actor y músico… Sólo gracias a la protección de gente poderosa de su tiempo pudo completar sus estudios. Su biografía, en alemán, recoge muchos de sus sinsabores y su andar errático por Copenhague siendo un jovenzuelo sin oficio ni beneficio. Seguramente ni él mismo era consciente de su potencia creativa literaria. Cuando esta estalló, probablemente él fue el primer sorprendido, pero luego comprendió muy bien cómo desarrollar sus habilidades artísticas y por eso nos dejó unas de las obras más importantes y completas de la literatura romántica europea.
Recordamos esquemáticamente cómo se manifiestan en este cuento los rasgos románticos:
-Gusto por lo misterioso, lo sobrenatural y lo inexplicable, como se aprecia muy bien en “La última perla” a través de las hadas y los ángeles custodios.
-Presencia de una naturaleza sintonizada con los sentimientos de los personajes. Compárese la que aparece al principio con la de la casa de la madre difunta y vemos el vivo contraste que se crea.
-Gusto por el claro-oscuro, por los contrastes agudos e irreconciliables. Se puede ver en la actitud del ángel protector con la del custodio, o en la significación de las perlas, excepto la última, la Aflicción.
-El destino juega un papel importante en la vida de las personas. Más allá de la voluntad personal, ciertas fuerzas más o menos identificables con el fatum están presentes en la vida de las personas. Y las desgracias acechan constantemente, sea uno rico o pobre.
-Los sentimientos y emociones forman parte muy relevante de la vida y el carácter de las personas. Más allá de otras consideraciones –físicas, de carácter, etc.–, la alegría y la pena, la dicha y el dolor, son vectores de la vida que marcan y dirigen a las personas en su peregrinar humano.
-La muerte y lo trágico están presentes como parte inherente de la vida. Eso, unido a una ambientación medieval, antigua, devienen en relatos misteriosos, intrigantes, donde existen más cosas de las que vemos, donde vivir es un reto de comprensión de fuerzas secretas y subterráneas que no se ven, pero están y operan.
9. Interpretación
Este magnífico relato de Andersen es mucho más que un cuento de hadas para niños. Posee una densidad significativa realmente asombrosa, como a continuación explicaremos. Con apenas unas pinceladas, Andersen nos desliza mensajes de suma gravedad: alegría y dolor son partes necesarias y complementarias de la vida del hombre, independientemente de su origen y condición social. Entre las perlas que nuestras hadas nos proporcionan también está la de la pena y la amargura; y no nos podemos librar de ellas; de algún modo, las necesitamos y son parte de nuestro itinerario.
Por otro lado, no es malo que así sea. La última perla, la del desconsuelo, también posee su belleza y su importancia; en ella están los colores del arco iris, los que unen la tierra con el cielo, el día con la noche, la muerte con la resurrección, la pérdida de la vida con la reunión eterna con las personas que amamos y no olvidamos.
La sabiduría consiste en comprender que, más allá del poder y la riqueza que el azar nos ha proporcionado en nuestro nacimiento, llevamos un collar de perlas donde la felicidad y el dolor siempre estarán ahí, acompañándonos. Depende de cómo giré el collar, así brillará más una u otra en cada ocasión, pero todas las perlas tendrán su momento estelar. Asimismo, ni lo bueno es siempre bueno en sí, ni lo malo, como el dolor, es tan nefasto. Todo sirve para recorrer un camino vital que, de algún modo, es la construcción de un puente que nos unirá, tras la muerte, con los seres amados y nunca olvidados.
Como podemos apreciar, la hondura interpretativa de este breve cuento es enorme y asombrosa. Tras un amable relato de hadas cariñosas y comprensivas, se esconde una seria y grave reflexión sobre la vida del hombre. La vida celestial, tras la muerte terrena, es una realidad operante que conviene no olvidar. En ella sí podremos encontrar toda la felicidad que aquí, en la tierra, nunca se acaba de alcanzar, por nuestra condición humana. Nosotros, nuestro destino, nuestras hadas y ángeles protectores y custodios trabajan en la misma dirección: facilitar la sabiduría para que el hombre comprenda lo que de verdad es eterno y dichoso: la unión con los seres queridos y nunca olvidados. Llegaremos a ellos a través de las alas de Psique, el alma, “que nos levantarán de aquí”. La belleza de este cuento es escalofriante, conmovedora, duramente reflexiva, entre la esperanza y la agonía.
10. Valoración
“La última perla” es un maravilloso cuento muy bien escrito e ideado. Andersen establece un simbolismo perfecto entre la realidad material y la espiritual, entre los hombres y las hadas y ángeles, entre las alegrías y las penas, la plenitud y la desgracia. Es muy impactante el vivo contraste entre la risa y el llanto y, sobre todo, comprender que ambos son consustanciales a la vida del hombre. El ámbito material del hombre se complementa con el espiritual; ambos juntos jalonan un itinerario vital que finaliza en la muerte, que es la vida y el viaje hacia la plenitud. Es un misterio lo que esconden las estrellas, pero allí están los seres que queremos, y con ellos nos juntaremos tras nuestra muerte. Este tremendo mensaje se esconde en una anécdota casi irrelevante: la perla que falta en el collar del niño recién nacido; su búsqueda depara una tremenda sorpresa, de lo que no es fácil restablecerse.
Andersen es un magnífico escritor de cuentos de hadas que nos transmiten las ilusiones y miedos del hombre en su peregrinar humano. Con sencillez, claridad y suma belleza literaria, la lectura nos interroga sobre nuestros anhelos y miedos más oscuros, pero acechantes.
2. PROPUESTA DIDÁCTICA
(Estas actividades se pueden desarrollar y realizar de modo oral o escrito, en el aula o en casa, de modo individual o en grupo. Algunas de ellas, sobre todo las creativas, requieren material o herramientas complementarias, como las TIC). 
2.1. Comprensión lectora
1) Resume el cuento (100 palabras, aproximadamente).
2) Señala su tema principal y los secundarios.
3) Delimita los apartados temáticos o secciones de contenido.
4) Analiza los personajes y establece su relevancia.
5) Explica los aspectos de lugar y tiempo en los que se desenvuelve la acción narrada.
6) Explica por qué este texto es un cuento de hadas.
7) Localiza y explica una docena de recursos estilísticos y cómo crean significado.
2.2. Interpretación y pensamiento analítico
1) ¿Qué rasgos propios de los cuentos de hadas aparecen en este texto?
2) ¿Se puede decir que la alegría y la pena son partes inseparables del hombre? Razona la respuesta.
3) ¿Qué importancia posee nacer en una familia rica o pobre para ser feliz y evitar el dolor?
4) ¿Cómo se aprecia en el texto el valor de la amistad?
5) En el cuento aparecen dos mujeres. Sobre ellas, ¿qué podemos deducir del protagonismo y de la presencia de la muerte?
6) ¿Qué simbolizan las perlas en este cuento?
7) En la última intervención se habla de la perla de la Aflicción. El ángel custodio explica que “no puede faltar. Realza el brillo y el poder de las otras”. ¿Qué quiere decir con ello?
8) Compara una existencia con magia y fantasía, frente a otra sin ellas; señala ventajas e inconvenientes de cada una y analiza si la vida de hoy posee fantasía y magia.
2.3. Fomento de la creatividad
1) Escribe un cuento de hadas con un contenido más o menos inspirado en el cuento de “La última perla”.
2) ¿Es bueno creer en hadas, ángeles custodios y protectores? Razona tu respuesta e imagina cómo pueden intervenir.
3) Realiza una exposición sobre Hans Christian Andersen, sus cuentos y su tiempo, para ser presentada ante la clase o la comunidad escolar, con ayuda de medios TIC o pósteres, fotografías, pequeña exposición bibliográfica, etc.
4) Aporta o crea imágenes de paisajes idóneos para actividades humanas, siguiendo el ejemplo de Andersen: una casa alegre, con cantos, para ambientar el nacimiento; otra triste, fría y silenciosa, para ambientar la muerte.

Deja un comentario