Antonio Machado: «Recuerdo infantil»; análisis y propuesta didáctica

ANTONIO MACHADO: “RECUERDO INFANTIL” (de SOLEDADES, 1903)
Una tarde parda y fría                  1
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.
Es la clase. En un cartel               5
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.
Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano    10
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.
Y todo un coro infantil
va cantando la lección:
«mil veces ciento, cien mil;        15
mil veces mil, un millón».
Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia tras los cristales.       20
Antonio Machado: “Recuerdo infantil”, en Soledades, galerías y otros poemas (1907); ya se había incluido en Soledades, libro inicial de la poesía machadiana, publicado en 1903.
  1. ANÁLISIS
1) Resumen
Antonio Machado Ruiz (Sevilla, 1875 – Colliure, Francia, 1939) es uno de los más altos y profundos poetas en lengua española. Aborda en su poesía, casi siempre teñida de gravedad y melancolía, temas transcendentes como el hombre y su destino, el mundo de los sueños y la dicotomía entre las ilusiones y las frustraciones, tanto de orden individual como colectivo. En cuanto a la forma, Machado mantiene una preferencia por la sencillez elaborada, la musicalidad de la poesía popular y folclórica, la transparencia significativa y la eficacia comunicativa.
El poema que ahora abordamos procede de su primer poemario, Soledades (1903). Estamos en la fase modernista, muy teñida de simbolismo, de nuestro poeta, que cuenta con 28 años cuando sale a la luz este libro. Estamos en una fase de aprendizaje, de tanteos y de exploraciones. El título del texto, “Recuerdo infantil”, nos advierte ya que el tono de evocación simbólica será el predominante en todo él. Cierta melancolía, añoranza por la infancia perdida y una cierta amargura por los momentos menos felices de sus años infantiles.
El poema está compuesto como por escenas de “travelling” de una película. Primero, un marco temporal: una tarde; luego, dos sensaciones, una cromática y otra táctil: una tarde “parda y fría”. A continuación se presentan los actores: los estudiantes, en un momento de estudio. Se cierra la primera estrofa con una sensación, la de los estudiantes, donde seguramente se incluye el yo poético: “monotonía lluvia tras los cristales”. La sensación de aburrimiento de los niños predomina en la escena, dominada por el frío y la penumbra.
La segunda estrofa presenta el escenario: “es la clase” (v. 5). La vista del yo poético que observa, o de la cámara que recorre el escenario, se desplaza hacia una pared y describe un cartel con una escena bíblica truculenta: Caín acaba de matar a Abel, al lado de un charco de sangre, y huye. La pelea y muerte entre hermanos aportan ahora un toque trágico a la escena.
La tercera estrofa focaliza a la única persona que se mueve: el maestro. Nos lo presenta con rasgos lúgubres: anciano alto y delgado, desaliñado, con voz cavernosa y gritona, con un libro en la mano, que no se sabe si es fuente de conocimiento o arma arrojadiza. Este personaje está visto desde los ojos de los niños, o del yo poético niño, más exactamente. Aparece distante, tenebroso y macabro. Como si hubiera saltado del cartel a la clase. Los aspectos físicos presentan una prosopografía vivaz e intensa.
La cuarta estrofa deposita su mirada sobre los niños. Una sensación auditiva domina la escena: los niños cantan a coro la cartilla, la tabla de multiplicar. Repiten como autómatas, atentos a no perder el ritmo. ¿Entienden lo que dicen? No lo sabemos, probablemente no, pero eso no parece importar a nadie en ese momento.
La última estrofa prácticamente repite la primera. La cámara se aleja y nos deja ver en la lejanía el plano general que nos había presentado al principio. La estructura circular del poema cierra así el círculo de significación: repetición de una lección apenas comprendida, entre la monotonía, seguramente el miedo y la rutina de los niños.
2) Temas del poema
-Evocación melancólica de la escuela infantil en un ambiente de disciplina y adoctrinamiento religioso.
-Crítica suave de la experiencia escolar, bajo el signo de la memorización automática y la repetición a coro.
3) Estructura o apartados temáticos
La estructura circular del poema es llamativa y expresiva: la primera y la última estrofa son iguales. Este tono redundante expresa muy bien la monotonía repetitiva de los días de escuela, en un ambiente bastante gris y plano. Todo acaba como empieza, como si el yo poético deseara resaltar lo repetitivo, monótono y aburrido de la escuela.
4) Aspectos métricos y de rima
Nuestro poeta sevillano ha elegido la cuarteta como forma estrófica (8a, 8b, 8a, 8b), bastante sencilla y común en la poesía española clásica y popular.
5) Comentario estilístico
El poema está dominado por los elementos metonímicos (y metáforicos): son partes por el todo (la tarde, la lluvia, la falta de luz, el cartel, el maestro enjuto, la repetición coral, etc.) que nos transmiten un mensaje desolador: los niños memorizan mecánicamente algo que no probablemente entienden, pero el temor al castigo les hace repetir la cantinela.  Las figuras de repetición (anáforas, paralelismos y anadiplosis, vv. 15-16) contribuyen a la creación de esa sensación de reiteración coral de lecciones no comprendidas.
Asimismo, son importantes los elementos sinestésicos, aplicados a la tarde («parda y fría», v. 1), a la lluvia, al maestro y su timbre de voz («sonoro y huerco», v. 9) y al cartel siniestro. Crean sensaciones intensas de frialdad, aburrimiento triste y obediencia mecánica. Estos mismos elementos pueden ser vistos como símbolos de un estado del alma del yo poético, tanto de niño como de adulto, en el momento de la escritura: tristeza, abatimiento, como desesperanza ante el pasado y el presente.
El texto es muy elíptico. Del conjunto del escenario se han seleccionado cinco elementos (el marco crono-espacial, el maestro, los niños, la repetición y la monotonía lluviosa) que sirven perfectamente para componer un cuadro rico, lleno de matices. Es como si estuviéramos viendo la escuela ante nosotros, como si el yo poético nos permitiera recorrer la clase en su propia mirada.
Un último componente estilístico es el efectto creado por los encabalgamientos abruptos (por ejemplo, vv. 1-2, 2-3 y 3-4). Crean una sensación de ruptura y resquebrajamiento del orden natural de las cosas, como insistiendo en que la atmósfera de la clase no es lo deseable ni propicio para el aprendizaje.
6) Contextualización
Antonio Machado es uno de los más excelsos poetas en lengua española. Miembro de la Generación del 98, supo desarrollar un camino literario propio realmente asombroso, bello y profundo, caracterizado por:
-Selección de temas reflexivos y mirada esencialista. Una contemplación, un recuerdo o un sentimiento adquieren una significación trascendente.
-Armonía entre fondo y forma. Machado selecciona opciones formales –métrica, estrofa, aspectos estilísticos, etc.– sencillas. Se aprecia un equilibrio asombroso entre expresión y contenido, como si lo que cuenta solo se pudiera contar de modo bello, sencillo y auténtico con esa forma elegida, y no otra.
-«La poesía es palabra en el tiempo», afirmó Machado. En esta oración se comprime su visión de la literatura: ambición temática, disposición estilística entendible, bella y firme. Esto garantiza su durabilidad –podíamos decir  «eternidad»– a lo largo del tiempo. Machado incide en las ideas y sentimientos de las personas partiendo de su experiencia particular. Y lo hace con tal arte que, en la lectura, el lector se sumerge y comparte la experiencia poética y humana inevitablemente.
Por todo lo dicho, es evidente que Antonio Machado es un clásico, un poeta que roza la excelsitud desde la sencillez, la perfección y la armonía entre expresión y contenido.
7) Interpretación y valoración
La interpretación sociológica de este poema es inevitable y enriquece poderosamente su significación: un hato de niños dirigidos por un maestro pobreto y hambriento en un ambiente lúgubre y luctuoso nos presentan la escuela española de hacia 1880. Tristeza, memorización sin comprensión, repetición mecanizada y miedo, mucho miedo a meter la pata y recibir un castigo. Afortunadamente, la educación española ha cambiado sustancialmente y para bien. Por lo demás, el poema es un pequeño prodigio literario: en apenas veinte versos octosílabos se presenta una penosa situación educativa y se incita al lector a una reflexión profunda sobre ese asunto, apremiándolo a una respuesta, bien emocional, bien intelectiva.
2. PROPUESTA DIDÁCTICA
(Estas actividades se pueden desarrollar y realizar de modo oral o escrito, en el aula o en casa, de modo individual o en grupo. Algunas de ellas, sobre todo las creativas, requieren material o herramientas complementarias, como las TIC).
2.1. Comprensión lectora
1) Resume el poema, anota su tema y sus apartados temáticos.
2) ¿Quiénes son los protagonistas de la escena?
3) Realiza un estudio de la métrica y la rima del poema y establece la estrofa utilizada.
4) Localiza media docena de recursos estilísticos y explica cómo crean significado y belleza.
2.2. Interpretación y pensamiento analítico
1) ¿Crees que el poema refleja la experiencia del poeta siendo niño? Aporta razones.
2) ¿Podemos decir que los niños muestran miedo? Aporta razones.
3) El retrato que se presenta del maestro es muy vivaz: destacas los aspectos físicos y los psicológicos.
2.3. Fomento de la creatividad
1) Trasforma el texto en un relato en prosa, acompañado de alguna anécdota, en el que aprecie la atmósfera opresiva del original. Puedes continuar la historia según te parezca oportuno.
2) Escribe una breve pieza literaria sobre tu experiencia escolar, inspirándote más o menos en el poema de Machado.
3) Realiza una presentación ante la clase o la comunidad educativa, ayudándote de medios TIC, sobre la vida y la obra de Antonio Machado.
4) Intenta pasar el escenario de la clase a una escena plástica, de dibujo o pintura, en la que se capten detalles sugestivos e interesantes.

One thought on “Antonio Machado: «Recuerdo infantil»; análisis y propuesta didáctica

  1. Recuerfo infantil de Antonio.MACHADO era enseñafo a los estudiantes de bachillerato en los años cincuenta de la era franquista. El poeta muerto en el exilio en Colliure terminada la guerra civil era un rabioso anti franquista???

Deja un comentario