Fray Luis de León: «Oda a la vida retirada»; análisis y propuesta didáctica

Anuncios
FRAY LUIS DE LEÓN: “Oda a la vida retirada” (hacia 1583)
[1] ¡Qué descansada vida                                            1
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;          5
[2] Que no le enturbia el pecho
de los soberbios grandes el estado,
ni del dorado techo
se admira, fabricado
del sabio Moro, en jaspe sustentado!                    10
[3] No cura si la fama
canta con voz su nombre pregonera,
ni cura si encarama
la lengua lisonjera
lo que condena la verdad sincera.                         15
[4] ¿Qué presta a mi contento
si soy del vano dedo señalado;
si, en busca deste viento,
ando desalentado
con ansias vivas, con mortal cuidado?                 20
[5] ¡Oh monte, oh fuente, oh río!
¡Oh secreto seguro, deleitoso!
Roto casi el navío,
a vuestro almo reposo
huyo de aqueste mar tempestuoso.                        25
[6] Un no rompido sueño,
un día puro, alegre, libre quiero;
no quiero ver el ceño
vanamente severo
de a quien la sangre ensalza o el dinero.               30
[7] Despiértenme las aves
con su cantar sabroso no aprendido;
no los cuidados graves
de que es siempre seguido
el que al ajeno arbitrio está atenido.                    35
[8] Vivir quiero conmigo,
gozar quiero del bien que debo al cielo,
a solas, sin testigo,
libre de amor, de celo,
de odio, de esperanzas, de recelo.                         40
[9] Del monte en la ladera,
por mi mano plantado tengo un huerto,
que con la primavera
de bella flor cubierto
ya muestra en esperanza el fruto cierto.              45
[10] Y como codiciosa
por ver y acrecentar su hermosura,
desde la cumbre airosa
una fontana pura
hasta llegar corriendo se apresura.                       50
[11] Y luego, sosegada,
el paso entre los árboles torciendo,
el suelo de pasada
de verdura vistiendo
y con diversas flores va esparciendo.                   55
[12] El aire del huerto orea
y ofrece mil olores al sentido;
los árboles menea
con un manso ruïdo
que del oro y del cetro pone olvido.                    60
[13] Téngase su tesoro
los que de un falso leño se confían;
no es mío ver el lloro
de los que desconfían
cuando el cierzo y el ábrego porfían.                   65
[14] La combatida antena
cruje, y en ciega noche el claro día
se torna, al cielo suena
confusa vocería,
y la mar enriquecen a porfía.                              70
[15] A mí una pobrecilla
mesa de amable paz bien abastada
me basta, y la vajilla,
de fino oro labrada
sea de quien la mar no teme airada.                     75
[16] Y mientras miserable-
mente se están los otros abrazando
con sed insacïable
del peligroso mando,
tendido yo a la sombra esté cantando.                  80
[17] A la sombra tendido,
de hiedra y lauro eterno coronado,
puesto el atento oído
al son dulce, acordado,
del plectro sabiamente meneado.                        85
  1. ANÁLISIS
1. Resumen
Fray Luis de León (Belmonte, Cuenca, 1527 – Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 1591) es uno de los más altos poetas en lengua castellana. Se le ubica en la poesía religiosa renacentista, en su vertiente ascética (frente a la mística de San Juan de la Cruz y Santa Teresa, por ejemplo). Verdadero sabio polígrafo, en los temas donde aplicó su pluma nos dejó rastro de su hondo saber y de su excelso dominio de la lengua castellana.
La literatura religiosa ascética nos muestra un camino y una aspiración, más bien de ámbito humano, aunque transcendido por una intensa religiosidad cristiana. Nos muestra un anhelo de vida acorde a la ética cristiana de desprendimiento, sencillez, humildad y sabiduría para saber distinguir lo importante de la vida terrenal –salvar el alma para la vida eterna— de lo accesorio –disfrutar atolondradamente de ciertos placeres mundanos, en sí mismos efímeros.
Fray Luis toma la estrofa de la oda, estructura poética de gran resonancia clásica y cultivo asiduo en la Antigüedad. Como nos recuerda el Diccionario de la Lengua Española, la oda es una “composición poética lírica de tono elevado y grave que generalmente ensalza algo o a alguien”. Si nos fijamos en el título, podemos comprobar que fray Luis alaba la vida retirada, es decir, un modo de vida sencillo, alejado de ambiciones y pasiones, y atento a las necesidades espirituales del hombre en su itinerario vital. Rechaza el poder, la riqueza y la gloria porque son como señuelos que desvían al hombre de los auténticos valores éticos y del camino que debe conducir nuestra vida, que desemboca en la salvación de nuestra alma. En la última estrofa, podemos descubrir que Dios late en el fondo de la vida sencilla y natural. La meta radica, pues, en saber apreciar la presencia divina en la vida diaria, tarea tanto más dable cuanto más sencilla y virtuosa sea la vida que se lleve. En cierto modo, fray Luis realiza su versión del tópico de aurea mediocritas: anhelo de buscar la felicidad con una vida sencilla pero plena; materialmente pobre, pero espiritualmente rica.
2. Apartados temáticos
Esta oda presenta las siguientes secciones de contenido:
-Las tres primeras estrofas (vv. 1-15): Presentación laudatoria de la vida tranquila y alejada de las pasiones humanas, alabando la sabiduría de esa elección por parte de un hombre sabio al que no le afectan las lisonjas interesadas. Los verbos en tercera persona indican que se habla de alguien indefinido.
-Las estrofas 4-6 (vv. 16-30) forman una segunda sección en la que el yo poético establece un espacio físico y emocional en el que vive o desea vivir: naturaleza sencilla, paz y equilibrio personal.
-Las estrofas 7-12 (vv. 31-60) desarrollan el tópico del locus amoenus; se trata de un lugar natural sencillo, armonioso, equilibrado y apacible. Las aves, el huerto, la fuente y el aire son los elementos que refescan al yo poético y le transmiten paz y certezas de orden espiritual.
-Las estrofas 13-14 (vv. 61-70) establecen una alegoría antitética respecto de lo anterior. Frente a la vida serena previa, ahora se presenta a las personas ambiciosas y codiciosas. Bregan en sus vidas como un marino en una tormenta. Son muchos los que encaminan su vida por estos pasos y acaban mal, llenando el mar con sus cadáveres. Hemos de realizar una lectura espiritual, no física. Los hombres naufragan en su proyecto de vida y en la búsqueda de la virtud; su muerte es espiritual, no necesariamente física.
-Las estrofas 15-17 (vv. 71-85) forman la última sección de contenido. Posee un carácter recopilatorio y conclusivo. Establece el contraste entre la vida serena y feliz del «sabio» que ha sabido armonizar su vida con la naturaleza y con la divinidad frente al hombre ambicioso que lucha por adquirir riqueza y poder. Este sufre, el otro goza; este perece, el otro se deleita con la armonía celestial que la naturaleza emite.
3. Temas del poema
Los asuntos de esta rima se puede establecer así:
-Loa o alabanza de la existencia serena, armoniosa y en equilibrio con la naturaleza y con los mensajes celestiales que esta emite.
-Exhorto a la vida natural  y éticamente adecuada, en conexión con Dios y atentos a los objetivos éticos (humildad, autenticidad y adquisición de sabiduría moral) de que deben guiar nuestra vida terrena, para ganar la eterna tras nuestra muerte.
-Para establecer este mensaje, se vale de un tópico y dos alegorías, una la del hombre de vida natural y otra la de los que sufren una tormenta marina en la que zozobran.
4. Análisis métrico y de la rima
Fray Luis utiliza la estrofa conocida por lira (7a, 11B, 7a, 7b, 11B). Esta armónica combinación de versos heptasílabos y endecasílabos, con rima consonante, gozan de una rara musicalidad. Esta estrofa, propia de la poesía italiana, había sido introducida en castellano por el clásico Garcilaso de la baja; el nombre se debe precisamente a que  el primer verso de la canción V de Garcilaso dice: «Si de mi baja lira…».
Para establecer correctamente la medida de los versos se han de tener en cuenta las cuatro licencias poéticas (sinalefa, diéresis, sinéresis y palabra final según sea aguda –sumamos una sílaba-, llana o esdrújula –restamos una sílaba–), pues fray Luis las utiliza con bastante frecuencia.
5. Análisis estilístico
Las dos primeras estrofas forman una unidad sintáctica y semántica. Se trata de una loa a una persona indefinida que ha elegido una vida apartada del poder, lujo y riqueza (expresado a través de tres metáforas muy visuales y vistosas) y sencilla. Pero esa elección no es fácil, pues estamos ante una “escondida senda” (v. 3) que solo unos pocos sabios han sabido recorrer. La estrofa 3 recuerda que el sabio no es sensible a la lisonja, en general, falsa e interesada. La hermosa personificación de la fama, cantando al hombre lisonjeado, expresa muy bien lo fácil que es caer en esa tentación de vanidad.
La estrofa 4 se resuelve en una interrogación retórica que nos advierte sobre la congoja que provoca perseguir sin descanso la riqueza, el poder o la gloria, de por sí efímero e inasible (lo metaforiza identificando estos rasgos con el viento). Agravado todo ello porque siempre habrá alguien con más poder que apretará la vida del hombre. El expresivo quiasmo del verso 20 (“con ansias vivas, con mortal cuidado”) nos advierte sobre la vida agitada y angustiada del codicioso y perseguidor de la gloria.
En la estrofa 5 se ensalza a la naturaleza, a través de tres elementos metonímicos (monte, fuente y río), que se descubren como un puerto seguro, un refugio donde la nave de la vida (el hombre es como un barco realizando una travesía en un mar con tormenta) puede llegar a tierra en medio de los sinsabores de una vida agitada, expresado a través de la metáfora de “mar tempestuoso” (v. 25).
La estrofa 6 nos deja ver por fin al yo poético en su totalidad: habla con el verbo “querer”, conjugado en primera persona, dos veces. Ya no habla de alguien indeterminado, sino de sí mismo, y nos expresa sus deseos más íntimos: desea para él esa vida tranquila y serena, expresada a través de dos hondas metáforas: “un no rompido sueño” y un “un día puro, alegre, libre”. La sinestesia de los tres adjetivos calificativos muestran muy bien la intensidad del anhelo del yo póetico para alcanzar la sabiduría de la sencillez en plenitud espiritual y en comunión con la naturaleza. Por cierto, en viva antítesis con el ceño malhumorado de la persona que corre tras la gloria mundana, o ya cubierto de falsa honra por su origen familiar o por su fortuna acumulada, como se expresa en los versos finales de esta lira.
La estrofa 7 presenta una estructura de significación igual a la anterior: primero, los elementos positivos y después los negativos. Ahora comunica su intención de que desea comenzar el día despertado por las aves con su canto “no aprendido”; esta litote nos muestra muy bien su preferencia por lo natural y espontáneo. La sinestesia de “cantar sabroso” no hace sino profundizar en la felicidad que aporta lo natural.
La estrofa 8 repite el verbo “quiero” dos veces, como en la 6, lo que nos recuerda que el yo poético desea remarcar muy bien que habla de sus querencias más profundas, para seguir “a los pocos sabios que en el mundo han sido” (v. 5). Busca la soledad aparente, pues vive feliz consigo mismo gracias al regalo del “cielo”, es decir, Dios. A continuación, en una enumeración de cinco elementos, nos comunica los elementos negativos de los que se desprende: amor, celo, odio, esperanza y recelo. Está hablando, evidentemente, de las pasiones amorosas humanas que tanto atormentan al hombre común y que provocan congoja y malestar. Simplemente, no le interesan esos asuntos humanos porque no aportan felicidad verdadera.
La estrofa 9, 10, 11 y 12 forman una unidad temática muy compacta: es el dibujo de un locus amoenus, el lugar deleitoso, apacible, sereno y relajante. Es el marco ideal para que el alma del hombre sabio encuentre su equilibrio y desarrolle su estado de sosiego. Los elementos de ese espacio de felicidad son claros: monte, huerto, flores, fuente, árboles, hierba y viento. Es un cuadro dinámico, con vida, en movimiento. Casi podemos oír, ver y sentir sus elementos, que aportan frescor y paz. Se ha identificado con el huerto que su orden agustina poseía a las afueras de Salamanca, cerca del Tormes, La Flecha. El “manso ruido” que provoca esta naturaleza armónica tiene un efecto inmediato sobre el yo poético: lo aleja de las riquezas y del poder, manifestados ambos elementos por dos bellas metonimias: el oro y el cetro (v. 60).
Las estrofas 13 y 14 funcionan, juntas, como una alegoría de la vida de zozobra, angustia y peligros de las personas ambiciosas y codiciosas (que son muchas, porque llenan el mar con sus cadáveres a mansalva): su vida, que es el leño o la nave en un mar tormentoso, pronto se rompe y perece en las tormentas de la vida, más fuertes que el hombre. La alegoría es viva y dinámica: nos presenta a los hombres naufragados en medio de una gran tormenta, con gran griterío, con vientos feroces y una tormenta infernal (“en negra noche el claro día se torna”); los elementos auditivos y visuales ayudan a formar un cuadro estremecedor. Esta metáfora antitética nos desea transmitir cómo la vida del ignorante codicioso: un tormento y una congoja con mal final.
La estrofa 15 crea un vivo contraste con la anterior. Se expresa esta contraposición a través del diminutivo “pobrecilla” y de la metonimia “mesa”: eso es todo lo que necesita para vivir, una mesa humilde. Y en la mesa, ¿qué hay? Pues solo “amable paz”, es decir, sosiego, calma espiritual. No le interesan las riquezas ni la ostentación de los que tienen “vajillas de oro bien labradas” que no temen los peligros de la vida, o de la vida mal encaminada, conviene matizar (“quien la mar no teme airada”); de nuevo la metáfora, envuelta en una hermosa perífrasis o circunloquio, del mar como representación de los peligros de la travesía existencial.
La estrofa 16 plantea otra antítesis llamativa y plástica: los ambiciosos se abrazan al mando, pero él está cantando a la sombra. Ahora el contraste es de acciones, no de elementos ni de valores; esta acción se nos presenta desarrollándose a nuestros ojos, a través de la perífrasis del gerundio, que estira la acción y nos la presenta en su desarrollo.
La estrofa 17, la última, enlaza directamente a través de una concatenación muy hábil con la palabra “tendido”, anudando así el hilo lógico y semántico entre ambas. Esta estrofa cierra el locus amoenus de las antes citadas. El poeta, en actitud relajada, solo está atento a escuchar la música oculta que emana de la divinidad, la melodía universal que mueve y envuelve toda la creación y que surge del plectro (o púa, o inspiración, pues las dos acepciones encajan aquí muy bien) del sumo hacedor, que es quien crea el “son dulce, acordado”. Esta maravillosa metáfora final, envuelta en una sinestesia doble, nos proporciona la clave de en qué consiste la “escondida senda”, es decir, el camino de la vida, del hombre sabio: saber escuchar en paz y felicidad el mensaje de la divinidad que nos proporciona el sentido de la vida.
6. Contextualización
En los primeros párrafos del resumen se ha enmarcado la figura de nuestro poeta y su época renacentista. Fray Luis de León (Belmonte, Cuenca, 1527 – Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 1591) es uno de los más importantes poetas españoles de todos los tiempos, a pesar de su breve obra. Hombre de una inteligencia y formación superior, miembro de la orden religiosa  agustina, ejerció la cátedra de Sagradas Escrituras en la Universidad de Salamanca. Sus posiciones aperturistas y tolerantes le costaron un largo y doloroso proceso inquisitorial que incluyó una estancia en la cárcel. Su grandeza de espíritu se aprecia muy bien en la famosa anécdota que recoge su saludo a los alumnos tras abandonar la prisión: “como decíamos ayer…”.
Tradujo al castellano, con glosa explicativa el libro bíblico Cantar de los cantares. En De los nombres de Cristo explica eruditamente todos los vocablos usados para referirse a Jesucristo. La perfecta casada deviene en un tratado del perfecto y cristiano comportamiento dentro del matrimonio de la mujer cristiana; sus posiciones son de total respeto y consideración hacia la mujer; y también prescribe las correspondientes reglas de respeto para el hombre, en justa reciprocidad. En Forma de vivir de los frailes agustinos descalzos realiza una síntesis del modo, usos y costumbres más convenientes para su orden religiosa, buscando la autenticidad y el modelo de vida monástica más sencillo y acorde con la religión cristiana. Sus poseías gozaron de amplia divulgación en manuscritos ya en vida del autor. La primera edición impresa se debe a Francisco de Quevedo, en el año 1631; las publicó como modelo que contrarrestara la influencia culterana en la literatura española. La «Oda a Francisco Salinas» fue compuesta por fray Luis hacia 1583.
Su literatura religiosa ascética se desarrolla dentro de un marco cultural excepcionalmente rico y fructífero a efectos literarios. Es muy llamativa la apropiación de los temas y las técnicas poéticas de la poesía profana y su hábil y original empleo para transmitir asuntos espirituales de hondo calado.
7. Interpretación y valoración
El poema, un diamante verbal que fulge puro y limpio, es muy virtuoso: fray Luis utiliza una enorme cantidad de recursos estilísticos para crear belleza verbal. Para no caer en la pesadez y lo farragoso, hemos obviado la mayoría de ellos. Metáforas, metonimias, antítesis, encabalgamientos, concatenaciones, símiles y un largo etcétera van jalonando este maravilloso poema en el fondo y en la forma. Vale la pena parar mientes en la fuerza que imprimen los adjetivos, muchos de ellos epítetos, como se aprecia muy bien, por ejemplo en la lira 14: “combatida antena”, “ciega noche”, “claro día” y “confusa vocería”. Es una adjetivación muy feliz que imprimen plasticidad, expresividad y hondura de significación. También conviene recordar que la atemporalidad de la temática y del tratamiento viene dada por los verbos en presente; estas formas verbales sitúan al poema en un nivel de pensamiento algo abstracto, teórico, digamos, que se ve complementado con las imágenes concretas, naturales y sensitivas que jalonan la composición.
Esta “Oda a la vida retirada” es un prodigio de belleza y emoción contenida. Su perfección verbal, su temática atemporal y atinadamente tratada y su estupenda compenetración de fondo y forma hacen que al lector nos siga llegando puro y limpio el “dulce son” que, en efecto, sus versos nos permiten verificar que es “acordado”: cuerdo, sensato, prudente. El poeta establece un diálogo subterráneo con el lector, lo exhorta y trata de convencer (de ahí cierto tono discursivo del poema) para que siga sus consejos de vida sencilla y éticamente adecuada. Su mensaje, podemos ver, es atemporal y su validez, imperecedera.
 2. PROPUESTA DIDÁCTICA
(Estas actividades se pueden desarrollar y realizar de modo oral o escrito, en el aula o en casa, de modo individual o en grupo. Algunas de ellas, sobre todo las creativas, requieren material o herramientas complementarias, como las TIC).
2.1. Comprensión lectora
1) Resume el contenido del poema.
2) Señala sus apartados temáticos y su tema.
3) Analiza la rima y la medida de los versos y establece el tipo de estrofa y de composición utilizada.
4) Localiza y analiza algunos recursos estilísticos y explica sus efectos estéticos sobre el poema.
5) Indica el tono del poema: qué y cómo pretende comunicar el mensaje.
2.2. Interpretación y pensamiento analítico
1) Explica con tus palabras el ideal de vida de fray Luis de León.
2) ¿Por qué rehúye el poder, la gloria y la riqueza?
3) ¿Qué tipo de naturaleza nos presenta el poeta? ¿Agradable o desagradable?
4) ¿Cómo apreciamos su sentido espiritual de la vida a lo largo del poema?
5) ¿Qué papel juega la naturaleza en la consecución de una vida feliz?
2.3. Fomento de la creatividad
1) Realiza un póster o presentación TIC, con texto, imagen y música, si es preciso, que explique la vida y la obra de fray Luis de León en su contexto.
2) Transforma el contenido del poema en un relato donde los personajes encarnen los tipos de vida que se presentan en el poema y su final, desgraciado o feliz.
3) Imagina una entrevista o conversación de la clase con fray Luis de León. ¿Qué le preguntarías? ¿Por qué?
4) Recita el poema, con imágenes o con música, ante la clase o la comunidad educativa, en la que se aprecie su belleza.

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Profesor de Lengua Castellana y Literatura. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Análisis y propuestas didácticas, Renacimiento, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Fray Luis de León: «Oda a la vida retirada»; análisis y propuesta didáctica

  1. Pingback: Pola Seca (IV): Continuan las perplejidades | libreoyente

Deja un comentario