Pablo Neruda: «Niña morena y ágil…» (poema 19 de «Veinte poemas de amor y una canción desesperada); análisis y propuesta didáctica

Anuncios
PABLO NERUDA: “NIÑA MORENA Y ÁGIL…”; ANÁLISIS Y PROPUESTA DIDÁCTICA
Poema 19
Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas,                1
el que cuaja los trigos, el que tuerce las algas,
hizo tu cuerpo alegre, tus luminosos ojos
y tu boca que tiene la sonrisa del agua.
Un sol negro y ansioso se te arrolla en las hebras          5
de la negra melena, cuando estiras los brazos.
Tú juegas con el sol como con un estero
y él te deja en los ojos dos oscuros remansos.
Niña morena y ágil, nada hacia ti me acerca.
Todo de ti me aleja, como del mediodía.                            10
Eres la delirante juventud de la abeja,
la embriaguez de la ola, la fuerza de la espiga.
Mi corazón sombrío te busca, sin embargo,
y amo tu cuerpo alegre, tu voz suelta y delgada.
Mariposa morena dulce y definitiva,                                   15
como el trigal y el sol, la amapola y el agua.

 

1. ANÁLISIS
Pablo Neruda (Parral, Chile, 1904 – Santiago de Chile, 1973) es uno de los poetas más influyentes de la poesía española del siglo XX por su originalidad temática y estilística. El poema que vamos a comentar es el número 19 del poemario Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924); fue su segundo libro publicado, a la edad de veinte años; podemos deducir su vocación literaria muy temprana y el asombroso dominio del lenguaje poético a una edad precoz.
El poema encierra un contenido amoroso evidente. Como muchos de ellos, celebra el amor en un tono exaltado, pero sin ocultar una leve visión sombría que, finalmente, es rechazada en los versos finales; muchos de estos poemas funcionan así: celebración inicial de la belleza de la amada y del amor y exposición detallada a base de potentes imágenes naturales de las razones de su arrobamiento (dos primeras estrofas); deslizamiento de una sombra de duda sobre su continuidad (tercera estrofa); y, finalmente, cierre optimista del poema con una reivindicación del amor y la belleza (cuarta estrofa).
En la primera estrofa el yo poético asevera que la belleza de la mujer amada es de origen natural; de hecho, es el sol quien la ha dotado de hermosura. Y señala tres aspectos de su belleza: cuerpo, ojos y boca; estamos, pues, ante una belleza sensitiva y sensorial, nada platónica o espiritual. La adjetivación alude a colores (“morena”, “luminosos”, “del agua”, es decir, transparentes) y a una característica dinámica: “ágil”, referido a “niña”, primera palabra del poema y su verdadero núcleo temático. Veremos que el movimiento es parte importante del contenido del poema.
En la segunda estrofa el protagonista secundario es el sol, que se rinde a la belleza de la “niña”. En su primera aparición, el sol “se arrolla en las hebras” de su cabello, pero sólo para que el poeta se extasíe ante ella, mientras se estira indolentemente los brazos. El propio sol no es sino un trasunto del poeta, lo que captamos muy bien cuando califica al sol de “negro” (obsérvese la paradoja, explicable por su exaltación) y “ansioso”, que no es más que un velo de la impaciencia del yo poético.
Cuando afirma en el verso 7 “Tú juegas con el sol como con un estero” es algo enigmática; ¿se refiere a “riachuelo”, o a “estuario”?; las dos imágenes son potentes y es probable que el propio poeta juegue con la polisemia del vocablo. Sea de ello lo que fuere, lo que queda claro es que la mujer es más poderosa que el sol, que maneja a su antojo. Se ha producido un proceso de endiosamiento. Los “dos oscuros remansos” (v. 8) que permanecen en los ojos de ella muestran su misterio, su secreto atractivo y temible a partes iguales, parece querer decirnos.
La tercera estrofa comienza como la primera: “Niña morena y ágil”. Parecería que el mensaje sería redundante y enfático, pero ocurre todo lo contrario: el yo poético admite que nada lo acerca a ella y todo lo aleja (obsérvese la doble antítesis, de gran fuerza expresiva). Luego le aplica a la mujer tres sustantivos que no reflejan sino su estado emocional: delirio de juventud, embriaguez y fuerza. Lo que el poeta percibe son impresiones de su arrobamiento provocadas por la contemplación de la muchacha, sumado a su ansiedad porque ella se aleja a ojos vista. ¿Por qué? Prefiere omitir la causa; acaso su desinterés, acaso el hastío.
En la cuarta estrofa aparece un “sin embargo” que nos permite comprender el movimiento de las emociones del yo poético: sabe que ella se aleja, pero no se resigna. Confiesa que “mi corazón sombrío te busca” (v. 13) y “amo tu cuerpo… y tu voz…” (V.14), lo que reafirma nuestra percepción de su estado de arrobamiento antes arrebatado, ahora cauteloso. Los dos últimos versos forman un enunciado sin verbo. Es un modo de expresar la esencia de la belleza de esa “niña”, que se compara o identifica con “mariposa”, “trigal”, “sol”, “amapola” y “agua”. El trigo, el sol y el agua son términos metafóricos que ya habían aparecido previamente, pero no así “mariposa” y “amapola”: el primero alude al movimiento, al tránsito, acaso efímero, de un lugar a otro; ahora adquiere sentido el adjetivo “ágil” aplicado a la mujer; el segundo, nos remite a imágenes cromáticas y visuales de gran profundidad; el rojo intenso de esa flor, su modo de destacar en el campo verde o amarillo, la hacen singular. Los dos últimos versos es un modo de decir, por parte del yo poético: justamente te amo porque eres así, aunque sé que acaso sea una quimera.
Como suele verificarse en la poesía nerudiana, las imágenes naturales son deslumbrantes e intensas; crean asombro a un lector más acostumbrado a una poesía más conceptual y, en cierto modo, artificial. Es un modo de comunicarnos que todo lo que pasa en nuestro corazón y nuestra mente tienen un correlato exterior; si bien observamos el mundo, existe como “correspondencias” (Baudelaire, al fondo) entre la realidad interior, emocional, y la exterior, natural, sensitiva.
Neruda emplea estrofas de cuatro versos alejandrinos con rima asonantada en los pares. Esta fórmula, de versos extensos, permite describir minuciosamente una “niña morena y ágil” y explicar razonadamente un estado de ánimo, el de enamoramiento arrebatado, que de otro modo sería muy difícil, sin perder la concentración poética que impone el límite de las cuatro estrofas. Brevedad estrófica y bastante longitud versal forman una combinación perfecta y rigurosa de gran eficacia comunicativa.
Los ecos postrománticos y modernistas se manifiestan con frecuencia: subjetivismo intenso, aunque refrenado (los verbos en primera persona no aparecen hasta la tercera estrofa); exaltación del amor como fuerza arrebatadora superior; y, en fin, correlato de los sentimientos con elementos naturales que, en cierto modo, se conduelen del penar poético, aparentemente incomprendido por la amada. El conjunto ofrece una bella y original composición poética de celebración de la belleza, de la vida y del amor, aunque acabe en frustración.
2. PROPUESTA DIDÁCTICA
Las actividades que se proponen se pueden realizar de modo oral o escrito, individual o en pequeño grupo, en clase o en tarea de casa.
2.1. Comprensión lectora
a) Resuma el poema con cierta brevedad. Indique su tema en un enunciado compendioso e indique sus apartados temáticos.
b) Analice los aspectos métricos, de rima y estróficos del mismo.
c) Interprete algunos recursos estilísticos y cómo aportan significación al poema.
d) Por la fecha de escritura, muestre por qué se podría afirmar que el poema es postromántico y tardo modernista.
2.2. Interpretación y pensamiento analítico
a) El amor y la pasión se suelen fusionar o confundir. ¿Ocurre eso en este poema?
b) Enumere todos los elementos naturales que aparecen en el poema e identificar la imagen que producen, según el recurso estilístico empleado (personificación, símil, metáfora, metonimia, etc.). Valore su originalidad.
c) Este poema, ¿es realista o idealista? De otro modo, ¿existe un amor verdadero y duradero de natualeza eterna?
2.3. Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP)
– El recitado del poema es un ejercicio muy significativo; puede acompañarse de música e imagen, a modo de diaporama.
– Realizar una presentación sobre Pablo Neruda y su producción literaria, con cartel o por medios digitales, supone un aprendizaje significativo duradero.
2.4. Fomento de la creatividad
a) Escriba un texto literario, en cualquier género, sobre el tema del amor.
b) La vida de Pablo Neruda presenta contradicciones importantes. Abandonó en condiciones lamentables a su esposa Maruca y a su hija Malva, que padecía hidrocefalia y murió niña, sin los cuidados del padre. Indaga sobre este episodio y transfórmalo en cuento o pequeño drama.

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Profesor de Lengua Castellana y Literatura. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Análisis y propuestas didácticas, Literatura de posguerra, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Pablo Neruda: «Niña morena y ágil…» (poema 19 de «Veinte poemas de amor y una canción desesperada); análisis y propuesta didáctica

  1. Pingback: Pablo Neruda: “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”; análisis y propuesta didáctica | Leer y escribir

Deja un comentario