Lope de Vega: «Las pajas del pesebre» (villancico); análisis y propuesta didáctica

ANÁLISIS Y PROPUESTA DIDÁCTICA SOBRE “LAS PAJAS DEL PESEBRE” (VILLANCICO), DE LOPE DE VEGA
[1] Las pajas del pesebre,                           1
niño de Belén,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
[2] Lloráis entre las pajas                         5
de frío que tenéis,
hermoso Niño mío,
y de calor también.
[3] Dormid, Cordero santo,
mi vida, no lloréis,                                     10
que si os escucha el lobo,
vendrá por vos, mi bien.
[4] Dormid entre las pajas,
que aunque frías las veis,
hoy son flores y rosas,                             15
mañana serán hiel.
[5] Las que para abrigaros
tan blandas hoy se ven
serán mañana espinas
en corona cruel.                                         20
[6] Mas no quiero deciros,
aunque vos lo sabéis,
palabras de pesar
en días de placer.
[7] Que aunque tan grandes deudas   25
en paja cobréis,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.
[8] Dejad el tierno llanto,
divino Emanuel,                                       30
que perlas entre pajas
se pierden sin por qué.
[9] No piense vuestra madre
que ya Jerusalén
previene sus dolores                              35
y llore con José.
[10] Que aunque pajas no sean
corona para Rey,
hoy son flores y rosas,
mañana serán hiel.                                 40
  1. ANÁLISIS DEL POEMA
1. Resumen
Nuestro prolífico y siempre genial escritor barroco Lope de Vega (Madrid, 1562 – 1635) nos dejó obras de singular belleza y extremada perfección. Supo utilizar moldes  propios de la poesía italianizante (soneto y otras muchas estrofas) y otros genuinamente españoles, heredados de la poesía popular, tradicional, oral y, en ocasiones, asociados al canto.
El villancico es una composición creada para ser cantada, con la concurrencia de un solista y un coro. El estribillo correspondería a este último.  La simetría y paralelismo imprime una musicalidad cadenciosa y suave muy agradable al recitado y al canto.
El contenido es netamente religioso, centrado en el nacimiento de Jesús en Belén, aunque no se citan ni el uno ni el otro, en un sutil juego de elusiones y alusiones que obligan al lector a reconstruir en su mente el suceso recreado en el poema. El niño llora por el frío, pero el yo poético lo consuela, casi como si fuera una nana, para calmarlo. Sin embargo, el razonamiento de ese yo poético es bastante trágico y casi siniestro (serán mañana espinas, / en corona cruel”). Los días felices del bebé se convertirán en amargos cuando llegue, de adulto, el fin de sus días. De este modo, la composición se balancea entre una felicidad presente, la del nacimiento, y un dolor futuro que el yo poético le recuerda y nos recuerda a nosotros, lectores. Por eso la antítesis es la figura retórica central del poema, visible doblemente, por ejemplo, en la metáfora “flores y rosas” de “hoy” frente a la “hiel” de “mañana”, imagen nuclear del estribillo.
2. Tema
Canción de cuna dirigida al Niño Jesús, para que se duerma y descanse. Nana arrullando al Niño Dios para que concilie el suelo, dejando de llorar.
3. Apartados temáticos
El poema posee cuatro secciones de contenido bien discernibles:
-Introducción del motivo a través del estribillo (primera estrofa, vv. 1-4): Se anuncia el tema central: lo que hoy es alegría y felicidad, en el futuro será dolor y amargura.
-En la segunda sección (estrofas 2-4), explica e invita el sujeto lírico al Niño Jesús por qué sufrirá en el futuro. Sin embargo, lo importante es que ahora duerma.
-La tercera sección (estrofas 5-7)  repite y alude al contraste entre el presente apacible y el futuro tormentoso.
-En la cuarta y última sección (estrofas 8-10) el sujeto lírico da más razones para que deje de llorar; para consolar a su madre y para que no se pierdan sus lágrimas sin motivo.
Lo cierto es que el poema es bastante repetitivo en cuanto a su. Se puede considerar todo él una estructura unitaria, de sentido único (ruego al Niño Jesús para que duerma tranquilo; sufrirá de adulto, pero aún lo ignora), y está justificado.
4. Métrica y rima
Una de las características importantes del villancico es el arte menor, preferentemente el verso hexasílabo y la rima asonantada. Lope, tradicionalmente innovador, podríamos decir, ha utilizado versos heptasílabos para los impares y hexasílabos para los pares. La rima en e en los pares nos recuerda el romancillo y otras formas populares, con las que también comparte el tema emocional y el tono lírico, sentido e intimista. Las estrofas, de cuatro versos de arte menor, recuerdan la cuarteta. El estribillo, que se presenta en los dos últimos versos de la primera estrofa (“hoy son flores y rosas, / mañana serán hiel”) se repite cada tres estrofas, de modo que aparece en la primera, cuarta, séptima y décima.
5. Comentario estilístico
La suspensión de naturaleza trágica, casi intriga, sobre un futuro dramático, la alusión  repetida a la crucifixión y muerte de Jesús, pero a la vez su elusión, planean sobre el villancico y lo dotan de una rara atmósfera agridulce: alegría y pena, dicha y dolor se entrelazan en las “pajas del pesebre”. Se insinúa sin aclarar, se afirma sin explicar: es un modo de aumentar la tensión poética, que encuentra su solución en la mente del lector, no en el poema, cuando aquel reconstruye, en su lectura receptiva, todo el sentido, referido a la vida de Jesucristo y su crucifixión y muerte. El hecho de que el yo poético se dirija, en una interlocución sin respuesta, al Jesús niño (“Mas no quiero deciros, / aunque vos lo sabéis, / palabras de pesar / en días de placer”) sirve para incrementar la atmósfera de misterio y dolor no desvelado, pero intuido como cierto.
La penúltima estrofa es de hondo contenido y plantea un juego dialéctico sutil y hondo: “No piense vuestra madre / que ya Jerusalén / previene sus dolores / y llore con José”. De algún modo, el poeta involucra al lector para que asuma el propio papel de la Virgen, nombrada a través de la perífrasis “vuestra madre”. Lo que ella realiza es pensar que la propia ciudad de Jerusalén anticipa el dolor futuro y llora por ello, ahora junto con su esposo, José, éste sí, citado expresamente. La sospecha materna se cierne, sombríamente, sobre todo el poema; el lector sabe que sus premoniciones tristes están más que justificadas.
Por dos veces el yo poético le pide al niño que no llore (estrofa tres: “no lloréis”; estrofa ocho: “dejad el triste llanto”) porque su mismo nacimiento es motivo de alegría, no de pena. Es como un autoconvencimiento para mostrarse contento en un día que, allá en el fondo, percibe agridulce. Los ecos populares del villancico se dejan notar en expresiones del tipo “que si os escucha el lobo, / vendrá por vos, mi bien” (vv. 11-12); la conjunción que con sentido causal y la amenaza del lobo que se lleva a los niños llorones le imprimen un neto sabor folclórico, casi campestre, de saberes compartidos por todos.
En seis estrofas (1, 4, 5, 7, 9 y 10) se establece una sutil tensión de significado que enriquece el sentido global del poema: se juega con el “hoy”, el presente, feliz y dichoso por el nacimiento del “divino Emanuel”, el enviado, sólo un bebé recién nacido, frente al “mañana”, el futuro, amargo y triste por la muerte dramática del “Cordero santo”, un hombre adulto.
6. Contextualización autorial
Félix Lope de Vega (Madrid, 1562 – 1635) es uno de los más grandes literatos de la Literatura Universal. Descolló especialmente como dramaturgo, con una asombrosa capacidad de escritura; expone su concepción dramática en el Arte nuevo de hacer comedias; ahí comprime una nueva concepción teatral, muy rupturista respecto de la tradición anterior. Pero Lope también fue un gran poeta, abordando temas religiosos y mundanos (Rimas sacras y profanas del licenciado Tomé Burguillos es uno de los títulos recopilatorios). Tampoco descuidó la prosa, campo en el que nos dejó novelas pastoriles y otros textos
7. Interpretación y valoración
Este villancico, un aparente simple cantar para acompañar la celebración de la Navidad, se torna en un delicado, sutil y complejo poema cargado de significaciones trascendentes y reflexiones religiosas profundas. Estamos ante un ejemplo extraordinario de arte popular elevado a pieza artística de categoría superior tras su reelaboración por uno de los mayores poetas en lengua española.
2. PROPUESTA DIDÁCTICA
(Las actividades que a continuación se proponen se pueden realizar de modo individual o en grupo; en clase, o en casa; de modo oral o escrito, o ambas a la vez; es recomendable utilizar medios TIC para su realización).
 2.1. Comprensión lectora y análisis textual
 a) Lee en voz alta, con solista y coro, el villancico. Con ayuda del departamento de música, se le puede crear o adaptar una melodía adecuada.
b) Resume el contenido, señala el tema y los posibles apartados temáticos.
c) Precisa la rima y la estrofa utilizada. Señala su raigambre popular y tradicional.
d) Señala los recursos retóricos que nuclean la significación del poema.
 2.2. Interpretación y desarrollo del pensamiento analítico e inferencial
a) Analiza la importancia de la tradición religiosa y cultural de España, especialmente en el Barroco, para comprender el nacimiento y desarrollo del villancico.
b) Pondera la fusión de creencias, artes –literatura y música- y celebraciones festivas en el desarrollo histórico y cultural de España.
2.3. Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP)
a) Realiza una infografía sobre el villancico de Lope de Vega.
b) Recoge los villancicos populares de la zona o comarca del centro escolar y editarlos para su difusión por el entorno.
c) Elabora un breve proyecto de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) que incluya representación teatral y grabación de la misma para presentarla a la comunidad educativa en torno al villancico.
2.4. Fomento de la creatividad
a) Compón un villancico de tono popular.
b) Alrededor de las conmemoraciones de Navidad, se puede dramatizar el villancico como una pequeña pieza teatral. Se puede alargar su extensión, incorporar personajes, variar el sentido, etc.
c) Localiza un cuadro o conjunto escultórico que represente el nacimiento de Jesús y realizar un ejercicio de écfrasis (descripción exacta y completa del mismo).

Deja un comentario