Lope de Vega: «Desmayarse, atreverse, estar furioso»; análisis y propuesta didáctica

LOPE DE VEGA: “DESMAYARSE, ATREVERSE, ESTAR FURIOSO”; ANÁLISIS Y PROPUESTA DIDÁCTICA
Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;
no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;
huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;
creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.
1. ANÁLISIS
1. Resumen
Félix Lope de Vega y Carpio (Madrid, 1562 – 1635) es uno de nuestros máximos poetas y, seguramente, el  dramaturgo más  relevante de nuestras letras. Su contradictoria e hiperactiva personalidad es bien conocida. A este propósito, conviene recordar su propensión a enamoramientos incendiarios y a duras penas reprimibles;  también su increíble capacidad para crear obras literarias de altísima factura con una pasmosa y aparente facilidad.
Este poema es un bello ejemplo de artificio literario elevado a unas cotas de tensión estética simplemente increíbles y a duras penas concebibles. De lo dicho, bien podemos creer que cuando Lope explica qué es el amor, en realidad habla de sí mismo y su experiencia. No es una elucubración teórica intelectualizada, sino una reflexión teñida de melancólicos recuerdos, no todos positivos.
Lope utiliza el formato del soneto para asediar la significación del amor, lo que significa que cuenta con muy pocas palabras para expresar todo lo que piensa y, sobre todo, siente o ha experimentado. Una primera consecuencia es que la significación está comprimida y en máxima tensión; parece que puede desbordarse de un momento a otro. El lenguaje ordinario no sirve porque necesitaría un volumen de cientos de páginas para decirlo todo. Parece que, decidido a contarlo todo, necesita un esquema sintáctico y semántico distinto para comunicar su mensaje.
2. Temas del poema
Los temas que aborda el texto son:
-Explicación de la contradictoria naturaleza del amor: abarca de la euforia a la depresión.
-A pesar de sus efectos nocivos, las personas buscan y ansían hallar el amor.
-La vivencia amorosa provoca tal caos interno que solo lo puede «entender» quien lo ha vivido.
3. Apartados temáticos
Estamos ante un poema muy unitario. El conjunto equivale a una explicación sobre la naturaleza del amor. Acaso podemos separar el último verso de todo lo demás; en él clarifica de qué está hablando y aporta un argumento de experiencia (es así porque todos lo hemos vivido).
4. Análisis métrico y de la rima
Este poema es un soneto, combinación estrófica compuesta por dos cuartetos iniciales y dos tercetos. El esquema métrico resultante es: ABBA, ABBA, CDC, DCE. La rima es consonante y los versos endecasílabos. Los tercetos están encadenados (la rima del segundo verso del primer terceto se repite en el primer y tercer verso del segundo terceto).
5. Comentario estilístico
Lope de Vega tiliza, si mal no hemos contado, treinta y dos metáforas, de las que sólo aparece el término imaginario, a lo largo de los trece primeros versos. En el decimocuarto y último solventa la identificación del término real con un neutro que recoge todas las imágenes previas: “esto”, y lo enlaza con «amor» a través de un simple verbo copulativo, en presente atemporal: “esto es amor”. Y cierra prodigiosamente su asedio con un simple argumento de experiencia compartido por poeta y lectores: “quien lo probó lo sabe”. El vivo contraste con el léxico y las connotaciones más literarias y abstractas de los trece versos previos resulta chocante, escandaloso y asombroso. Es un modo de buscar la complicidad del lector con su original exposición y, al mismo tiempo, asombrarlo deslumbrantemente.
Este soneto es perfecto para ilustrar los efectos estéticos de ciertos recursos retóricos gracias a los cuales las palabras significan infinitamente más de lo que aparentan o podemos esperar en su significado denotativo rutinario. A nuestro entender, Lope desea transmitir un mensaje bien sencillo: el amor es un sentimiento que en su realización resulta incomprensiblemente contradictorio, difícilmente gobernable y, en fin, decepcionante (“dar la vida y el alma a un desengaño”, v. 13).
En los trece versos iniciales del poema nos deja una acumulación abrumadora de enumeraciones, oxímoros y paradojas de una frescura realmente sorprendente. Y para ello ha necesitado veintitrés adjetivos, diez verbos en infinitivo y tres más conjugados (“cabe”, “es” y “sabe”). Todos los infinitivos ocupan una posición preminente en el verso (normalmente, en primera posición), reforzando así su significación. El amor provoca la euforia y optimismo más elevados y, acto seguido, la depresión y el pesimismo más amargos. «Amar el daño» (v. 11) es una metáfora que recoge muy bien los efectos del amor en la persona enamorada: la autodestrucción consciente e inevitable.
La sintaxis del poema es asombrosamente original: el soneto sólo contiene cinco oraciones, separadas por puntos y coma, de modo que su conexión queda reforzada. El lector apenas tiene tiempo de tomar aliento para seguir leyendo porque la continuidad, sin transición o pausa, viene dada por la sintaxis acumulativa y cuidadosamente entrelazada. No hay ni un solo punto y seguido que nos permita parar y ordenar el sentido. No, el amor no da esa tregua; ¿por qué la tendría que dar el poema? La analogía es maravillosa y asombrosa.
Cualquiera de las decenas de imágenes expresa de un modo claro el pensamiento del yo poético, pero el primer verso del último terceto lo significa de modo brillante y plástico: “Creer que un cielo en un infierno cabe”. El amor, al fin, sólo es una creencia imposible, paradójica y antitética en sí misma, así que más vale no hacerse muchas ilusiones sobre las posibilidades de encontrar el paraíso en algo tan engañoso e inaprensible, nos desliza el poeta entre líneas.
6. Contextualización autorial
Félix Lope de Vega (Madrid, 1562 – 1635) es uno de los más grandes literatos de la Literatura Universal; trasciende con creces su época barroca. Descolló especialmente como dramaturgo, con una asombrosa capacidad de escritura; expone su concepción dramática en el Arte nuevo de hacer comedias; ahí comprime una nueva concepción teatral, muy rupturista respecto de la tradición anterior, pues acaba con las tres unidades (lugar, tiempo y acción), se pasa de la prosa al verso, se amplían los personajes y los temas del drama, etc. Pero Lope también fue un gran poeta, abordando temas religiosos y mundanos (Rimas sacras y profanas del licenciado Tomé Burguillos es uno de los títulos recopilatorios más importantes). Tampoco descuidó la prosa, campo en el que nos dejó novelas pastoriles y otros textos.
7. Interpretación y valoración
La genialidad poética de Lope de Vega se manifiesta muy bien en este maravilloso soneto. El sujeto lírico trata de describir en qué consiste el amor. Solo encuentra dentro de él contradicciones insalvables, es decir, aporías: ese sentimiento hace que la persona que lo vive sea cobarde y valiente al mismo tiempo; tranquilo y agresivo; etc. Altera tanto al individuo, que lo arrastra a una especie de locura, olvidándose del beneficio personal («olvidar el provecho», v. 11). Al fin, ha de apelar a la experiencia individual de él mismo y de los lectores para tratar de comprender la esencia de ese estado emocional. Su visión es más bien pesimista («dar la vida y el alma a un desengaño», v. 13) y escéptica. Tantos riesgos y sufrimientos, ¿valió la pena? Aunque escamotea la respuesta, apunta a una valoración más bien negativa, aunque inevitable.

2. PROPUESTA DIDÁCTICA

2.1. Comprensión lectora
a) Resumir este poema es un ejercicio difícil, pero intentarlo es una actividad intelectiva de gran rendimiento.
b) Recordar los componentes del soneto: métricos (no olvidar la diéresis), relativos a la rima y estróficos, sirve para comprender la genialidad del poeta, pues supo expresar todo un universo con “sílabas contadas”, que diría Berceo.
c) Ordenar los adjetivos según su significación positiva o negativa permite comprobar el difícil equilibrio que el poeta ensaya; lo mismo ocurre con los infinitivos.
d) Antítesis y paradojas son muy frecuentes. ¿Por qué?
e) ¿Cómo dota de validez universal a su argumento final y definitivo (fíjate muy bien en el último verso)?
2.2. Interpretación y pensamiento analítico
a) La actitud del poeta: ¿es seria, o se perciben atisbos de que todo es una broma?
b) Escribir un ensayo (150 palabras, aproximadamente), de producción oral o escrita, de tono expositivo o argumentativo, sobre el tema del poema (definición desengañada del amor).
c) El penúltimo verso habla de «desengaño»; el sujeto lírico, ¿muestra una visión optimista o pesimista sobre el sentimiento del amor?
2.3. Fomento de la creatividad
a) El tema y su tratamiento sirve para crear un póster clásico, una infografía moderna o un desarrollo por ABP para presentar ante el grupo.
b) Imagínate que te encuentras con Lope y deseas comentarle tus impresiones sobre este soneto. ¿Qué le dirías? Puedes redactarlo en forma de breve pieza teatral o de diálogo dramático.
c) Existen muchos cuadros clásicos de la época barroca cuyo tema es el desengaño amoroso. Localizar uno, ponlo en relación con el soneto y valora similitudes y diferencias.
d) Sobre una cartulina grande, representar en colores y formas los distintos sentimientos y efectos del amor (positivos y negativos) según van apareciendo en el poema. El resultado es bello y sorprendente.

4 thoughts on “Lope de Vega: «Desmayarse, atreverse, estar furioso»; análisis y propuesta didáctica

Deja un comentario