Ana María Matute : «El tiempo»; análisis y propuesta didáctica

ANA MARÍA MATUTE  (Barcelona, 1925-2014): “EL TIEMPO” (1957)
Presentamos a continuación un breve comentario literario y unas sugerencias de actividades didácticas para el texto titulado “El tiempo” (Barcelona: Ed. Mateu, 1957), de Ana María Matute, esa soberbia y original escritora que nos dejó excelentes narraciones llenas de poesía, verdad y melancolía reflexiva.
  1. ANÁLISIS
Estamos ante un cuento extenso, casi con la dimensión de novela corta. Pedro es un muchacho de unos diez-once años cuando comienza el relato. Vive en una ciudad costera, con playa, puerto de pescadores y comercial; hay olivos y el tren llega a la ciudad; la ciudad se dispone en pendiente. Su familia es muy humilde; él es el único hijo; su padre es pescador y su madre lleva la casa. Sus padres se quieren dentro de las estrecheces económicas.
Apenas tiene dos amigos en la escuela, Quim y Ramón, pero al crecer, cada uno siguió su camino; los amigos se hicieron normales: vulgares, bebedores, rudos, etc. Vivía aislado y tranquilo en casa. Reventó el motor del barco y su padre murió. Fue una gran tragedia y le afectó mucho. Cada vez era más solitario y reservado. Comenzó a trabajar en la oficina de Consigna con resignación y responsabilidad. Lo que ganaba se lo daba a su madre, que trabajaba en una conservera; así iban tirando. Conoció a Paulina, la sobrina de las telefonistas, Martina y Felisa; la madre había escapado de la ciudad de joven con un hombre; luego sabremos que fue bailarina de espectáculos baratos y llevó una mala vida. Murió joven, por eso la chica va a vivir con sus tías. Hacia los quince años de Pedro se conocen y se gustan, pero a Paulina la llevan a un internado de mujeres donde aprende un oficio.
Se muere la madre de Pedro y éste queda solo; sube de escalafón; el cura lo invita a vivir con él porque lo quería bien, pero el chico lo rechaza. Pasaron dos años y se volvió a reencontrar con Paulina; estaban enamorados perdidamente; le pide la mano a las tías, que lo tratan de chiflado y lo expulsan de su oficina. La chica logra salir de la casa y se declaran su profundo e intenso amor; deciden marchar esa noche en el tren de las cinco de la mañana; ella llega un poco tarde porque tuvo que buscar los zapatos de bailarina de su madre, pues las tías lo habían escondido. Cuando se ven en la iglesia, él le dice que se los ponga y él mismo se los anuda fuertemente. Al ir andando entre las vías, a Paulina se le engancha un zapato entre las traviesas de la vía y no lo puede sacar. El tren ya había silbado dos veces. No pueden hacer nada. Se miran, se abrazan felices. El tren les pasa por encima y se aleja.
Resulta magnífico y extraordinariamente poético el modo de recrear la vida opresiva y triste del chico en una ciudad avulgarada. El estilo es terso, elegante y poético: sugiere y alude más que afirma. El ritmo  es moroso, pero razonable. Estamos ante una pieza literaria de alta calidad.
2. PROPUESTA DIDÁCTICA
2.1. Comprensión lectora
a) Resume el texto (sobre 200 palabras).
b) Explica cómo son los personajes, tanto desde un punto de vista físico como psicológico.
c) Analiza la figura del narrador –persona, tipo de omniscencia y modo de focalizar la acción–. d) Explica el lugar y el tiempo –de la escritura, de la acción narrada y duración– en el que transcurre la acción.
2.2. Interpretación y pensamiento analítico
a) Escribe lo que te sugieren estas palabras alrededor del cuento de “El tiempo”:
Amor:
Dolor:
Destino:
Amargura:
Autenticidad:
Tren:
Padres:
Barco:
Traviesa:
Felicidad:
b) El desenlace es muy trágico. Discute y razona: lo que ocurrió, ¿fue el destino, la terquedad, o la mala suerte?
c) La gente del entorno de Pedro y Paulina muestran un comportamiento singular. Explícalo, valóralo y pondera lo que influyó en el destino de la joven pareja.
d) Al chico lo llegan a tratar de medio loco. Explica quién es y cómo afecta al destino de Pedro.
e) Hablemos de justicia y fatalidad: ¿es justo el desenlace? Razona según tu entender.
f) Fíjate en el modo de adjetivar de Matute. Con ejemplos, explica cómo estas palabras adquieren gran fuerza expresiva.

 

2.3. Fomento de la creatividad
a) Escribe un cuento, producto de tu imaginación, donde los elementos temáticos que hemos visto jueguen un papel importante. Se puede leer al resto de tus compañeros.
b) Transforma en una breve pieza dramática el contenido del cuento. Se puede dramatizar entre los compañeros para la comunidad educativa.
c) Si es posible, acércate a la estación o las vías del tren -con precaución y supervisión de un adulto y respetando las normas de seguridad- de tu localidad. Toma unas fotos con tu móvil o cámara y luego escribe un relato inventado con personajes ficticios, pero ambientados en ese lugar.

Deja un comentario