INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS MORFOLÓGICO

Anuncios

Se ofrece una breve exposición de la morfología del español para facilitar el estudio de esta sección de la gramática en el último ciclo de ESO y Bachillerato.

INTRODUCCIÓN AL ANÁLISIS  MORFOLÓGICO

  1. EL MORFEMA Y SUS CLASES

La morfología es la sección de la gramática que estudia la estructura de las palabras y de los morfemas, es decir, su forma, su significación y su comportamiento gramatical. El morfema (también denominado monema) es la unidad lingüística mínima dotada de significación (los fonemas no tienen significación; en español hay 24; se representan entre barras, /a/, /b/, etc.). Es inferior al sintagma, igual o superior a la palabra y superior al fonema. Estamos, pues, ante la unidad mínima significativa del análisis gramatical; p. ej., de, no, yo, le, el libro, cant-ar, casa-s, cas-ero. Forman palabras, bien uno solo (amor, mar, pelo), bien combinándose entre sí (amor-os-o, mar-in-er-o, pelu-qu-ería).

Existen dos grandes grupos de morfemas:

  1. Morfemas léxicos o lexemas, o raíz: poseen el significado que viene en el diccionario y que el hablante identifica como una realidad mental (perro, libro, árbol…), con referente material o no. Tienen significado pleno, nuclear o léxico. Si a una palabra le suprimimos la raíz, queda vacía de significación, como en –eda si le suprimimos árbol-.
  2. Morfemas gramaticales: Estos sólo aportan significados gramaticales (género, número, clase de palabra…), es decir, poseen una significación menor, débil y accidental.

Dentro de estos distinguimos:

2.1. Morfemas flexivos: aportan el significado gramatical de la palabra, a saber, la información relativa a sus rasgos formales. Son los de género y número (en sustantivos, adjetivos y pronombres), y los de persona, número, tiempo, modo y aspecto en el verbo. Se localizan en la parte final de la palabra: libr-ería-s, ell-o-s, re-cord-a-tori-o, des-cubr-i-r am-a—ra-mos,

2.2. Morfemas derivativos o afijos: son aquellos que modifican parcialmente el significado de la raíz y pueden crear nuevas palabras; aportan significación de distinta naturaleza. Su nombre procede de que permiten derivar, es decir, crear nuevas palabras partiendo de las ya existentes: decir > pre-decir; papel> papel-era. Por sí mismos, no pueden formar palabras, pues han de combinarse con una raíz. Según su posición, distinguimos entre:

Prefijos: aparecen delante del lexema: anti-, pre-, super-, i-, peri-, des-, etc.). Aquí existe una nutrida lista de prefijos cultos latinos y griegos.

– Sufijos: se colocan detrás del lexema, p. ej.: lech-ero, cas-erío, cable-ado, grap-a-dora. Tienen un uso intenso los denominados apreciativos (aportan significaciones valorativas del hablante sobre la realidad designada). Los más importantes son: diminutivos (significan disminución de tamaño del objeto designado: caj-ita, árbol-illo); aumentativos (aumenta la magnitud del significado del vocablo: hotel-azo, hombr-on y despectivos (aporta una idea de menosprecio a la palabra con la que se une: bod-orrio, hotel-ucho, animal-ejo, libr-aco).

Interfijos: son elementos que no tienen significado pero permiten unir un lexema a un morfema determinado, o a veces un prefijo con un lexema. No siempre es fácil aislarlos; conviene verficar si al suprimir el sufijo conocido, lo que queda existe como palabra. Algunos ejemplos: en-s-anch-a-r, coch-ec-ito, polv-ar-eda).

Según cómo se integran en la palabra, distinguimos entre morfemas:

Libres: forman palabras por sí solos, pero sin tener significado léxico: artículos, conjunciones, preposiciones y determinantes: el, y, de, mi.

Trabados: aparecen unidos a un lexema para formar una palabra: orden-anza, con-venir, etc.

Los alomorfos son cada una de  las variantes de un morfema que tienen significado idéntico. P. ej., –s y –es son alomorfos del plural en español; –e-ie- son alomorfos de vocal temática de 2ª conjugación; i-, im-, e –in son alomorfos del prefijo “contrario u opuesto a”.

Algunas palabras segmentadas: des-dec-i-r, habl-a-nte, boli-grafo, reloj-er-o, sin-ton-iz-a-r,con-sent-imiento, cre-e-ncia,argument-a-tiv-o-s, o, los, fu-i-mos, sent-i-ria-is, im-pos-ible, va-i-ven.

 

 

  1. FORMACIÓN DE PALABRAS

 

1) Palabras simples o primitivas: son aquellas que constan de una raíz: lápiz, mar, joven.

2) Palabras compuestas: son aquellas que en su formación existen dos lexemas o bases léxicas, de muy variada naturaleza, combinando distintas clases de palabras: sacacorchos, vanagloria, aguardiente, pelirrojo, correveidile, metomentodo, tentempié. En muchas ocasiones aparece una palabra, o dos, del latín o griego, ya fusionadas en castellano: biblioteca, autocompasión, hemodiálisis, terremoto.

Según el grado de fusión, distinguimos entre:

-Compuestos propios o perfectos: se escriben como una sola palabra, llevan un único acento y no admiten variaciones intermedias: matamoscas, agridulce, telaraña.

-Compuestos impropios o imperfectos: se separan por un guión o por un espacio en blanco; el plural se forma añadiendo el morfema al primer, segundo o ambos componentes: guardia civil, teórico-práctico, coche escoba, pez piloto, policía municipal, político-social, carril bici, sin techo, etc.

3) Palabras derivadas: resultan de la unión de un lexema con un morfema derivativo o afijal, o ambos a la vez: improbable, deshacer, anticapitalista, reincidir, clemencia, pineda, porquerizo, taxista, etc. La acumulación de morfemas puede ser grande: destornilladorcito, imperecedero, antirretoricismo, autoinducido, etc.

4) Palabras parasintéticas: Aparecen cuando se añaden un prefijo y un sufijo simultáneamente a una raíz: descerebrado, aterrizar, aplastamiento. También aparecen con la composición y la derivación simultáneas: picapedrero, quinceañero, pordiosero,etc.

5) Abreviaturas: son palabras representadas en la escritura con alguna de sus letras, en general las iniciales: sr., c/, p. ej., sus., izda., etc. Suelen acabar en punto.

6) Siglas: son las formadas con las letras iniciales de un conjunto de palabras; cada letra se lee por sí; suelen referirse a instituciones, empresas u organismos: OMS,BMW, ONG.

7) Acrónimos: aparecen cuando las siglas se leen como una palabra; se toman letras iniciales o un conjunto de ellas: renfe, adif, sida.

 

  1. CLASES DE PALABRAS

Las clases de palabras son: artículo, adjetivo, sustantivo, pronombre, verbo, adverbio, preposición y conjunción.

1) SUSTANTIVO O NOMBRE: palabra variable, con significado léxico, núcleo de grupo o sintagma.

Se clasifican en: concretos/abstractos; comunes/propios; individuales/colectivos; contables/no contables.

Función sintáctica: N del SN (sujeto, CD, Atributo, CI (precedido de la preposición a)*, C Régimen*, CC*, C Agente*.

2) ADJETIVO: palabra variable, con significado léxico, núcleo de grupo o sintagma. Se clasifican en: calificativos (acompañan al sustantivo, delante o detrás, explicando alguna de sus cualidades) o determinativos (también se denominan determinantes; actualizan y acotan la significación del sustantivo. Siempre y sólo van delante del nombre.

Función: C del N y Predicativo.

Determinativos: Posesivos, Numerales (cardinales, numerales, partitivos y múltiplos), demostrativos e indefinidos. Siempre aparecen delante de sustantivo. Función: Determinante del N del SN. También se los denomina determinantes.

3) ARTÍCULO: palabra variable, con significado gramatical. Actualiza al sustantivo. Función: Determinante. Colocado delante de cualquier palabra, hace que funcione como sustantivo; es el fenómeno de la sustantivación, común en castellano: el no fue mayoritario, el cantar es bueno.

4) PRONOMBRE: palabra variable, con significado ocasional léxico (discutible), núcleo de grupo o sintagma. Nunca acompañan al sustantivo, sino que lo sustituyen en la oración, funcionando como si fuera un sustantivo. Clasificación:

4.1. Personales: tónicos: yo, tú ,usted, mí, ti, sí, conmigo…; átonos reflexivos: me, te, se, nos, os, se; átonos de CD: lo, la, los, las; átonos de CI: le, les.

4.2. Demostrativos: este, ese, aquel…

4.3. Posesivos: mío, tuyo, suyo…

4.4. Indefinidos: alguno ,varios, muchos…

4.5. Numerales: uno, dos, tres, primero, segundo, mitad, tercio, doble, triple…

4.6. Relativos: que, cual, quien, cuyo, donde, cuando, como, cuanto.

4.7. Interrogativos y exclamativos: qué, cuál, quién, dónde…

Función: las mismas que el sustantivo.

5) VERBO: palabra variable, con significado léxico, núcleo de grupo o sintagma.

Función: N del SV. Es el elemento clave en la creación de oraciones (por tanto, de todo acto comunicativo): si hay verbo, hay oración. Un verbo: or. simple; dos o más verbos: or. comp.

Perífrasis verbales: son unidades verbales constituidas por un verbo conjugado que pierde parte o toda su significación más otro en forma no personal; a veces, están unidos por una preposición o una conjunción. Todo el conglomerado funciona de núcleo del SV-Predicado. Clasificación según la forma no personal: infinitivo, gerundio y participio.

Clasificación según su significado. El primer grupo son las aspectuales o tempo-aspectuales:

-Ingresivas e incoativas: expresan una acción a punto de comenzar o en sus inicios: ir a, pasar a, estar al, estar para, estar a punto de, comenzar a, echarse a, empezar a, meterse a, ponerse a, romper a, soltarse a + infinitivo..

-Durativas: significan acción en su desarrollo: estar, andar, continuar, llevar, seguir, ir, venir + gerundio.

-Reiterativas: acción que se repite: soler, volver + infinitivo

-Terminativas: presentan una acción o acabada o pensada en su resultado: acabar de, acabar por, alcanzar a, cesar de, concluir de, dejar de, llegar a, terminar de, venir a + infinitivo; ir, ser, estar, dejar, llevar, quedar, tener + participio.

El segundo grupo es de las modales:

-Obligación o necesidad: tener que, haber de, deber de, hay que + infinitivo.

-Probabilidad o posibilidad: deber de, poder, venir a + infinitivo.

En Los tiempos compuestos (haber + participio) y la voz pasiva (ser + participio) también forman el núcleo  verbal ambas formas conjugadas.

Tipos de verbos por su función sintáctica:

Predicativos: expresan, significan, “dicen” algo hecho o recibido por un sujeto. Son la gran mayoría de la lengua. Forman el Predicado Verbal.

Copulativos: unen o conectan un sujeto a una cualidad atribuida. Forman el Predicado Nominal. Verbos copulativos: ser, estar, parecer, semejar. Los hay semicopulativos: hacerse, volverse, ponerse, etc.

6) ADVERBIO: palabra invariable, con significado léxico, núcleo de grupo o sintagma.

Funcionan de CC.: lugar, tiempo, modo, cantidad, afirmación, negación, duda, exclusión-inclusión-adición, identidad.

Adverbios relativos: donde, cuando, como, cuanto; doble función: nexo y CC en oraciones compuestas subordinadas adverbiales.

7) PREPOSICIÓN: palabra invariable, con significado gramatical, no funciona de núcleo.

Función: enlace entre palabras.

8) CONJUNCIÓN: palabras invariable, con significado gramatical, no funciona de núcleo. Función: nexo entre oraciones o palabras; pueden ser coordinantes o subordinantes: y, o, aunque; porque, si, pues…

9) INTERJECCIÓN: son elementos autónomos, fuera del Suj. y del Pred. Suelen ir entre signos de exclamación. Las hay propias (sólo son eso: ¡ah!) o impropias (cualquier palabra trasladada (¡Mi madre!)

LOCUCIONES: cualquier conglomerado de dos o más palabras que equivalen a otra distinta:

Adjetiva: de rechupete; -Conjuntiva: a pesar de que; sustantiva: el más allá, el qué dirán; –Adverbial: a la chita callando; -Cuantificadora o intensificadora: listo de veras, un sinfín de problemas; Prepositiva: debajo de; -Interjectiva: ¡Santo cielo!; -Verbal: tener en cuenta, echar en cara, sacar de quicio. Cumplen una única función en la oración (la correspondiente a la palabra a que equivalen. Ejemplo: la conjuntiva será nexo).

 

  1. PRÁCTICA DEL ANÁLISIS MORFOLÓGICO

Consta de tres pasos:

1)     Clasificación completa de la palabra objeto de análisis, incluida su flexión.

2)     Separación e identificación de sus componentes morfológicos.

3)     Indicación del tipo de palabra por el procedimiento de creación de la misma.

Hay que ser claros y precisos. Ejemplos:

Amaríamos:

1) Verbo, 3ª pers. del pl. del condicional simple del verbo amar, de la 1ª conjugación.

2) am-: raíz o lexema;

-a-: morfema flexivo (verbal); vocal temática de la 1ª conj.

-ria-: morfema flexivo de tiempo (condicional) y modo (indicativo).

-n: morfema flexivo de número (plural) y persona (3ª).

3) Es una palabra simple o primitiva porque consta de un lexema sin acompañamiento de morfemas derivativos u otro lexema.

Carrichoches:

1)     Sustantivo, concreto, común, contable, individual; masculino plural.

2)     Carr-: raíz o lexema

-i-: morfema derivativo, infijo.

-coche-: raíz o lexema.

-s: morfema flexivo de núm. pl.

 

Acerca de Simón Valcárcel Martínez

Profesor de Lengua Castellana y Literatura. En este blog se puede encontrar: - Filología: artículos y monografías sobre temas y autores de la literatura española. - Didáctica de la Lengua y la Literatura: reflexiones, pautas y sugerencias para mejorar la enseñanza de la lengua y la literatura, dirigidas a maestros y profesores de la materia. - Creación literaria: novelas y cuentos originales del autor, dirigidos especialmente a niños y jóvenes, pero también a adultos. - Actividades de aprendizaje de lengua y literatura: análisis textuales realizados acompañados de propuestas didácticas para mejorar y perfeccionar la competencia comunicativa.
Esta entrada fue publicada en Análisis y propuestas didácticas, Lengua, comunicación y gramática, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario